MAREO

¿Te mareas al viajar en avión o carro? ¡Checa estos tips y no vomites más!

Durante las vacaciones estivales se multiplican los viajes en familia por tierra, mar y aire. Estos desplazamientos suelen ser placenteros, aunque para algunas personas pueden convertirse en sinónimo de malestar.

Para muchos viajar puede ser algo placentero, pero para otros un tanto incómodo.
Para muchos viajar puede ser algo placentero, pero para otros un tanto incómodo.Créditos: Pexels / Canva
Escrito en TENDENCIAS el

Con la llegada del verano las vacaciones aumentan el número de viajes y para algunas personas desplazarse en coche puede convertirse en un problema, si experimentan cinetosis, un desorden que además de provocar mareo debido al movimiento, puede ocasionar malestar en la cabeza y el estómago, pudiendo derivar en náuseas y vómitos ¿Te ha pasado?

Los síntomas de la cinetosis están producidos por la aceleración y desaceleración lineal y angular repetidas.

Lo anterior sucede cuando el cerebro recibe señales de movimiento que no coinciden, durante los viajes en coche, tren, avión o barco.

Debes saber que la cinetosis afecta a gran cantidad de personas y aunque en la mayoría de los casos no es en sí una condición grave, puede ser bastante molesta para quienes la sufren.

¿En dónde se marea más la gente?

Una de las situaciones donde se producen más casos de cinetosis son los desplazamientos familiares en coche por carretera, masivos durante las vacaciones, fines de semana y días festivos, a lo largo de los meses cálidos, afectando sobre todo a los ocupantes del automóvil que no son el conductor, y en mayor medida a aquellos que viajan en los asientos traseros.

Y si te preguntas por qué le pasa más a las personas que van en la parte de atrás, que al copiloto o conductor, esto dicen dos expertos...

“Para entender la sensación de mareo por movimiento tenemos que hablar de los Mecanismos de Orientación Espacial (MOE) ”, explican Juan Pérez Fernández y Paula Rivas Ramírez, investigadores en el ámbito de la neurociencia de la Universidad de Vigo (Galicia, España), en un artículo publicado en el portal de divulgación académica The Conversation.

Los MOE tienen que ver con cómo ubicamos nuestra posición en el espacio que nos rodea para distinguir, por ejemplo, dónde es arriba y dónde abajo. Así podemos mantener la postura corporal, movernos e interactuar con nuestro ambiente”, señalan.
En esta tarea participan principalmente tres sistemas: el vestibular, el visual y el propioceptivo.

¿Qué hacer para no marearnos ni vomitar?

El uso de diferentes estrategias hace que nuestra orientación espacial funcione muy bien en la mayoría de los escenarios, pero algunos inventos humanos, como los medios de transporte, han creado nuevas situaciones que la desafían, según Pérez y Rivas.

Los medios de transporte, incluido el coche, crean una alteración de las condiciones que moldearon esa capacidad de situarnos en el espacio a lo largo de la evolución”, destacan.

Cuando leemos o vemos una película dentro de un vehículo en marcha, nuestro sistema visual se concentra en un punto. Mientras que el sistema propioceptivo nos indica que estamos sentados inmóviles dentro del vehículo, el vestibular nos avisa de que nos encontramos en movimiento”, prosiguen. 

Así, “a nuestro cerebro llegan informaciones contradictorias a través de estos tres sistemas”, puntualizan.
También “puede haber conflicto cuando vemos por la ventanilla pasar objetos a gran velocidad, ya que, al verse borrosos, el cerebro no logra interpretar esa información. Esto también ayuda a marearnos”, añaden.

Asi que lo mejor, será dormirte o evitar ver por la ventana si vas a gran velocidad y sentado en la parte trasera.

Sentarse en el asiento delantero, donde se goza de un campo visual mucho más amplio y puede observar el horizonte lejano moviéndose lentamente a través del parabrisas, resuelve el conflicto.

Otra solución para este fenómeno consiste en mantener la cabeza apoyada y lo más recta posible para no alterar todavía más el sistema vestibular.

Evitar el uso de dispositivos electrónicos, la lectura y moverse mucho durante el viaje, intentar fijar la mirada en un punto fijo externo (el horizonte).

Hacer paradas periódicas para tomar agua y respirar aire fresco del exterior, y procurar que la última comida antes de viajar no sea copiosa, son otras medidas recomendadas por ORL-IOM para evitar o aliviar el mareo.