La NASA encuentra cráteres desconocidos en Ganímedes, la mayor luna de Júpiter

Las nuevas imágenes de los cráteres desconocidos en Ganímedes revelaron varias cavidades más pequeñas, que rondan entre 40 y 50 kilómetros de ancho, además de múltiples características que los científicos creen que podrían ser resultado de la actividad volcánica de Ganímedes.

Las conjunciones entre la Luna, Júpiter y Saturno / Foto: Pixabay
Escrito en TENDENCIAS el

La sonda espacial de la NASA, Juno captó en la luna más grande de Júpiter una superficie cubierta de cráteres, además de detectar brillantes auroras que se extienden entre los polos y el ecuador del cuerpo celeste.

Las imágenes fueron capturadas por la cámara del telescopio JunoCam donde se reveló una serie de nuevas características en la superficie del satélite natural, estas incluyen cráteres de impacto de aproximadamente 100 kilómetros, así lo detalló un grupo de investigadores en la 53u00aa Conferencia de Ciencias Lunares y Planetarias celebrada durante marzo, en Texas, EU.

“Hemos pasado por alto algunos cráteres de impacto realmente grandes que no pudimos ver en los datos de las Voyager”, detalló Goeffrey Collins, geólogo del Wheaton College en Massachusetts.

El geólogo comentó lo anterior al referirse a dos sondas espaciales estadounidenses lanzadas en 1977 a los planetas exteriores.

Las nuevas imágenes de los cráteres desconocidos en Ganímedes revelaron varias cavidades más pequeñas, que rondan entre 40 y 50 kilómetros de ancho, además de múltiples características que los científicos creen que podrían ser resultado de la actividad volcánica de Ganímedes.

Información relacionada: Perseverance de la NASA cubre más distancia en Marte

¿Hay vida en Júpiter?

Ganímedes también es la única luna conocida que tiene su propio campo magnético, se detalló que las variaciones de este campo magnético llevaron a los científicos a concluir que ese satélite natural debe tener un enorme océano subterráneo de agua salada, esto convierte a la mayor luna de Júpiter en un candidato ideal para la existencia de formas de vida primitivas.

Por otro lado, la interacción que existe en los campos magnéticos de Ganímedes y Júpiter genera brillantes auroras en el primero, las únicas que se han observado en una luna.

Pippa Molyneaux, investigadora del Instituto de Investigación del Suroeste en Texas afirmó que con el reciente viaje de la sonda pudieron ver las ubicaciones exactas de las emisiones.

La sonda Juno fue lanzada el 5 de agosto de 2011 y entró en la órbita de Júpiter el 4 de julio de 2016 para estudiar la formación y el desarrollo del planeta.

Con Juno se podrá observar la gravedad y campos magnéticos de Júpiter, además de la dinámica atmosférica, composición y evolución, así lo señaló la NASA.

Con información de RT.

Temas