Conoce el origen de los sismos en México

La causa principal de los sismos de baja magnitud son las fallas geológicas activas en el subsuelo del Valle de México, señaló el investigador del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica de la UNAM Luis Quintanar Robles.

Escrito en TENDENCIAS el

El especialista expuso que se lleva a cabo un estudio para saber si la intensidad con que la gente los siente est\á influida por la proximidad de grandes edificios.

En un comunicado de la Universidad Nacional Aut\ónoma de M\éxico (UNAM) refiri\ó que al respecto, Leonardo Ram\írez, investigador del Instituto de Ingenier\ía realiza un estudio para saber si la intensidad con que la gente los siente est\á influida por la proximidad de grandes edificios.

"En esta investigaci\ón sobre lo que se llama interacci\ón suelo-estructura, Ram\írez ha observado que las estructuras de los grandes edificios pueden dar origen a una diferencia en la manera de sentir los sismos en sus inmediaciones", refiri\ó Quintanar Robles.

Abund\ó que los sismos locales son de baja magnitud debido a que la longitud de las fallas que los originan no es tan grande como la de las fallas localizadas en las costas del Pac\ífico.

Por otro lado, continu\ó, cuando un sismo de gran magnitud ocurre fuera del Valle de M\éxico, especialmente en las costas del Pac\ífico, el subsuelo de la capital resiente la llegada de sus ondas, lo que puede provocar que las peque\ñas fallas preexistentes se activen y desencadenen los sismos de baja magnitud que se sienten despu\és.

Quintanar Robles expres\ó que como las fallas del subsuelo del Valle de M\éxico existen desde hace miles de a\ños, los sismos de baja magnitud en la capital no han dejado de presentarse a lo largo de su historia. Con todo, la poblaci\ón tiene la impresi\ón de que ahora hay m\ás que antes.

Esto ocurre por dos razones fundamentales: hace 20 o 40 a\ños, si un sismo de baja magnitud golpeaba una zona poco habitada pasaba inadvertido, pero en la actualidad el Valle de M\éxico est\á densamente poblado, as\í que cualquier sismo que ocurra aqu\í, por leve que sea, se sentir\á por una parte de la poblaci\ón proporcionalmente mayor.

Y dos, porque antes s\ólo se contaba con una estaci\ón sismol\ógica y ahora el Servicio Sismol\ógico Nacional tiene 30 estaciones de banda ancha en el Valle de M\éxico, que permiten detectar casi cualquier movimiento y reportarlo.

Adem\ás de ser de baja magnitud, los sismos originados en el Valle de M\éxico son muy superficiales: no alcanzan m\ás all\á de los cinco o 10 kil\ómetros de profundidad, a diferencia de los costeros, que pueden alcanzar una profundidad de 30 y hasta 50 kil\ómetros.

La magnitud de los sismos locales en la Ciudad de M\éxico oscila entre 2, 2.1, y 3.3 o 3.4, detall\ó

En cuanto a su duraci\ón, es muy breve: de tres, cuatro o cinco segundos. Debe recordarse que la duraci\ón de un sismo est\á en relaci\ón directa con su magnitud: entre m\ás alta sea, m\ás tiempo durar\á, y viceversa.

El experto recomend\ó que es importante que la poblaci\ón conozca las caracter\ísticas del subsuelo\ de la zona donde vive, que revise los muros y las columnas de sus hogares, y si aparecen grietas, las repare de inmediato para evitar que en caso de un sismo muy grande sufran da\ños mayores.