AGUAS

¡Aguas! Por qué los mexicanos decimos esta palabra de origen colonial

Seguramente tus abuelos, tus papás, tíos o incluso tú has usado esta expresión.

¡No te imaginas de dónde salió esa palabra
¡No te imaginas de dónde salió esa palabra
Escrito en TENDENCIAS el

Te habías preguntado ¿por qué los mexicanos decimos aguas? ‘Hijole’ es una,no tan larga, pero muy interesante historia.

Los mexicanos nos caracterizamos por hacer de nuestra lengua una galería de palabras muy singulares, pero apropiadas para cada ocasión según el contexto.

Seguramente, en algún momento has utilizado esta palabra, quizá para advertir algo o para como sinónimo de cuidado o protección.

Pues efectivamente esta palabra podría fungir como sinónimo de esto.

El agua es el vital liquido que todos conocemos/Foto: Pixabay

‘Aguas’ en la historia de México

En México la palabra ‘aguas’ sirve para advertir algún peligro pero, todo viene desde la época de la colonización.

Así es, fueron los españoles quienes introdujeron el contexto de esta palabra, pues tras su llegada y la “modernización” , se comenzaban a ver cambios, pero la escasez de agua y la falta  de tuberías eran un tema muy lento.

Fue justamente por esta última razón que la población sin querer dejó en la boca de todos esta palabra.

Y es que, cuenta la historia que las personas solían usar una tina para bañarse; sin embargo, esta debido a la falta de servicios  tenian que hacerlo resuando la misma agua; es decir, primero se bañaba el padre, después la mujer y los hijos al final.

El agua antes  era un lujo/Foto : Cuartoscuro 

Asimismo, al hacer sus necesidades también tenián que ingeniárselas, por ello lo hacían en una bacinica, la cual, por razones evidentes, como el mal olor, no podían dejarla  mucho tiempo dentro de la habitación.

Así, que se hizo costumbre ocupar más de dos veces la misma agua, y cuando era el momento se llevaba a cabo una poco ortodoxa decisión, pero efectiva que permitia se deshicieran de los desechos.

Hombre y mujeres lanzánban los contenidos de sus cubetas por las ventanas hacia la calle y por ello gritaban “aguas”.

De este modo advertían a las personas que pasaban que estaban a punto de arrojar agua sucia, con ello, los transeúntes se salvaban de ser bañados por este liquido.

¡Ahora ya sabes por qué los mexicanos decimos aguas! Por fortuna de este tipo de acciones, ya solo queda la palabra.