Fuente incondicional de la felicidad

Escrito en PODCAST el

El día de hoy Gaby Vargas nos habla sobre la fuente incondicional de la felicidad. En la vida siempre encontraremos retos. Cuando un hecho serio nos confronta, ya sea de salud, relaciones o pérdidas de cualquier tipo, encontramos, si tenemos la fortuna, el apoyo de la familia, los amigos o algún terapeuta. Su respaldo se traduce en grandes abrazos para el alma y son vitales para sobrevivir las dificultades.

Durante muchos siglos la espiritualidad ha estado asociada con la religión. Así, se encontraba restringida a los templos y las creencias. La revolución industrial y la revolución científica iniciaron un movimiento en el que lo material desplazó a lo espiritual. Pensamos que podríamos vivir sin ese aspecto.

Se puede tomar el camino de la espiritualidad sin la religión al educar a una familia, hacer un servicio social, trabajar y crear con pasión algo que beneficie a la comunidad, por ejemplo. La religión no es necesaria, sin embargo, su ausencia puede hacer que su significado sea más difícil de comprender.

Llevar una vida con sentido no significa hacer algo grandioso, sino generar valor en el viaje del día a día. Es decir, no es la actividad externa lo que importa, sino nuestra manera de abordarla desde el interior. Cuando carecemos de una estructura interna, surge el vacío.

Por lo que la gente sufre

Viktor Frankl, el padre de la logoterapia, afirmó que el gran problema por lo que la gente sufre es el vacío existencial y la falta de sentido en la vida. Por ello el sentido de ser incide en toda la existencia de una persona, incluida su espiritualidad.

La espiritualidad es una fuente incondicional de felicidad, nos conecta con nosotros mismos, con la conciencia, con Dios, con algo más grande que nosotros. Por ello le da un sentido a nuestra vida, además de, diría yo, un estado de gozo que no proporcionan las metas externas como el éxito, la reputación o las cosas materiales. Pues si bien éstas nos brindan picos de felicidad efímera, la curva desciende de nuevo al poco tiempo de que acontecen y nos dejan de nuevo en el vacío.

Conoce más en la cápsula de hoy.