OPINIÓN ARTURO BARBA

¿Podremos defendernos del impacto de un asteroide?

Será la primera demostración de la técnica llamada “impactador cinético” en la que una nave espacial choca deliberadamente a alta velocidad, para intentar cambiar el movimiento del asteroide en el espacio.

DART navegó de forma autónoma durante diez meses (fue lanzado al espacio el pasado 23 de noviembre) hasta alcanzar al sistema binario de asteroides a 11 millones de kilómetros de distancia de la Tierra –entre nuestro planeta y Marte–.
DART navegó de forma autónoma durante diez meses (fue lanzado al espacio el pasado 23 de noviembre) hasta alcanzar al sistema binario de asteroides a 11 millones de kilómetros de distancia de la Tierra –entre nuestro planeta y Marte–.Créditos: Especial
Escrito en OPINIÓN el

En la tarde de este 26 de septiembre la NASA probará si el ser humano puede defenderse contra un asteroide capaz de destruir parcial o totalmente a la humanidad: la nave espacial DART acrónimo en inglés de Prueba de Redireccionamiento de Asteroide Doble, se impactará contra el pequeño asteroide Dimorphos, de 160 metros de diámetro (el tamaño de un campo de fútbol), con el objetivo de desviar su trayectoria y cambiar ligeramente su órbita.

El pequeño objeto gira alrededor de otro llamado Didymos, de 780 metros de diámetro, y ninguno de los dos representa ninguna amenaza para la Tierra. Se trata de la primera vez que se probará una tecnología de defensa planetaria que consiste en un impacto directo o cinético de la nave espacial contra la roca espacial.

DART navegó de forma autónoma durante diez meses (fue lanzado al espacio el pasado 23 de noviembre) hasta alcanzar al sistema binario de asteroides a 11 millones de kilómetros de distancia de la Tierra –entre nuestro planeta y Marte–, a esa distancia se podrá observar el impacto con telescopios y radares terrestres para medir si se presenta algún cambio en su órbita como consecuencia del impacto.

Foto: Especial

Será la primera demostración de la técnica llamada “impactador cinético” en la que una nave espacial choca deliberadamente a alta velocidad, para intentar cambiar el movimiento del asteroide en el espacio.

A diferencia del imaginario colectivo alimentado por las películas de ciencia ficción, en la actualidad no existe ninguna otra tecnología para defender al planeta de un impacto potencialmente catastrófico, por lo que esta técnica es la única con la que se cuenta hasta ahora.

De acuerdo a los resultados del impacto se contará con una forma de refinar modelos informáticos y brindará información a los expertos sobre cómo podríamos desviar Objetos Cercanos a la Tierra (NEO, por sus siglas en inglés), que podrían ser potencialmente peligrosos en el futuro.

Defensa Planetaria

El impacto de los objetos NEO pueden causar extinciones masivas, como la ocurrida en el Pérmico-Triásico, hace 252 millones de años, que acabó con el 70% de las especies de vida. Hace 65 millones de años, un asteroide de 20 kilómetros de diámetro se impactó en lo que hoy es la península de Yucatán y terminó abruptamente con la era de los dinosaurios.

Este escenario se puede repetir nuevamente, de hecho, un equipo internacional de científicos elaboró el informe sobre los Riesgos Catastróficos Globales de la Fundación Global de Desafíos, que concluye que el impacto de un asteroide de más de 10 kilómetros de diámetro ocupa el quinto lugar de riesgo para la humanidad.

De hecho, cualquier objeto mayor a 1 km de diámetro expulsaría suficientes partículas de polvo y cenizas a la atmósfera como para impedir la entrada de la luz solar durante varios meses, generando el equivalente a un invierno nuclear que destruiría los ecosistemas y la agricultura mundiales. Esto podría causar hambruna y la muerte de miles de millones de personas.

Por ello, tanto Estados Unidos como Rusia, China y otros países cuentan con sistemas de vigilancia del espacio, como el Programa de Observaciones de Objetos Cercanos de Defensa Planetaria de la NASA, que se dedica a encontrar, rastrear y caracterizar estos objetos mayores a 140 metros de diámetro que se encuentran en el Sistema Solar.

Se estima que hay alrededor de 25 mil objetos de este tamaño o mayores, de los cuales solo se ha identificado al 50% de ellos. El 15% son sistemas binarios como Didymos y su “luna” Dimorphos, pero también hay sistemas múltiples en los que hay más de tres asteroides involucrados y que viajan juntos.

Un pequeño golpe

A una velocidad de 24 mil kilómetros por hora DART le dará un pequeño golpe al asteroide y mostrará si el m??todo de deflexión puede cambiar su velocidad y su trayectoria en 1%, suficiente para modificar su período orbital en varios minutos.

También pondrá a prueba la precisión de las simulaciones por computadora para saber qué tan bien reflejan el comportamiento de un asteroide real al intentar desviarlo. Con los resultados, los investigadores planean realizar otras pruebas futuras para mejorar la tecnología.

La nave espacial del tamaño de un refrigerador y con una masa de más de media tonelada, fue construida por el Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins (APL) de la NASA y cuenta con diversas tecnologías como un sistema de propulsión de iones NEXT-C diseñado para mejorar el rendimiento y la eficiencia del combustible para misiones en el espacio profundo; una antena plana ranurada de alta ganancia para una comunicación más eficiente con la Tierra.

Foto: Especial.

También cuenta con un sofisticado software de navegación autónoma, una cámara a bordo llamada DRACO (su único instrumento), así como dos paneles solares desplegables de 8 metros de largo cada uno.

Lleva consigo un minisatélite llamado LICIACube (abreviatura de Satélite de Cubo Ligero Italiano), de la Agencia Espacial Italiana, diseñada para capturar las imágenes de la nave DART al momento de impactarse y observar las secuelas inmediatas.

"No queremos encontrarnos con la situación de que un asteroide se dirija hacia la Tierra y sea en ese momento cuando tengamos que probar esta técnica por primera vez", señaló Lindley Johnson, jefa de la Oficina de Defensa Planetaria de la NASA.

Comentarios y sugerencias: @abanav, abanav@gmail.com y sapiensideas.com