OPINIÓN JEZIRET GALLARDO

Eid al-Adha, la fiesta musulmana del sacrificio

Este episodio esta narrado en el Corán tanto como en la Biblia y es considerado como una muestra de la fe del profeta Abraham.

Esta es una de las celebraciones más antiguas.
Esta es una de las celebraciones más antiguas. Créditos: Pixabay
Escrito en OPINIÓN el

Este 9 de julio comenzará una de las festividades más importantes para los musulmanes: Eid al-Adha, que se traduce como “Fiesta del Sacrificio”. En el artículo de hoy se explica en qué consiste esta fiesta y cómo es que se entrelaza con el cristianismo.

Así como en los países de Occidente hay festividades asociadas al cristianismo como la Semana Santa, la Pascua o la Navidad, en los países musulmanes hay festividades importantes como Eid al-Fitr –celebrado al final del mes de Ramadán— o como Eid al-Adha, que se celebra al final de la peregrinación durante el último mes del calendario islámico llamado Dhul Hijjah. Este año la fecha de Eid al-Adha en el calendario gregoriano será entre el 9 y el 13 de julio. 

Como se ha mencionado en artículos previos, el cristianismo, el judaísmo y el islam son religiones cercanas, los practicantes de éstas creen en el mismo Dios y se rigen por sus respectivos libros sagrados los cuales tienen gran similitud entre sí. De hecho, por esta razón, a estas tres religiones se les conoce como las “religiones del Libro”.

En este sentido, se considera que tanto cristianos, judíos y musulmanes son descendientes de Abraham (llamado en árabe Ibrahim) y, la Fiesta del Sacrificio, está relacionada con el relato en el que este profeta es puesto a prueba por Dios y le pide sacrificar a su hijo; pero, en el último momento, cuando Abraham estaba por sacrificarlo, éste fue detenido por un ángel y un cordero fue provisto por Dios para el sacrificio.

Este episodio narrado tanto en el Corán como en la Biblia es considerado por los musulmanes como una muestra de la fe del profeta Abraham y como un recordatorio de que hay que confiar en la sabiduría de Dios. En remembranza de esto, los musulmanes sacrifican un cordero para la celebración de Eid al-Adha razón por la cual esta celebración también es conocida como “Fiesta del Cordero”, aunque también puede ser sacrificada una vaca o una cabra.

Una vez hecho el sacrificio, parte de la carne de los animales es consumida por las familias, quienes cocinan recetas especiales para la ocasión y, otra parte es repartida a personas y familias con menos recursos como un símbolo de caridad y que puedan ser parte de la celebración. También, algunos restaurantes en Medio Oriente ofrecen cocinar la carne por ti en el sitio y ofrecen una variedad de formas en que ésta puede ser cocinada.

Para llevar a cabo el sacrificio deben cumplirse ciertas reglas conocidas como “halal” que aseguren que los animales son asesinados de manera ética y controlada. Así, el sacrificio debe hacerse de manera en que los animales sufran lo menos posible y, para ello, no se permite que los animales presencien el asesinato de otros animales ni tampoco el uso de cuchillos sin filo. También se toma en consideración que los animales deben de tener cierta edad y haber tenido una buena alimentación y calidad de vida antes de ser usados para el sacrificio. Otro punto muy relevante en el sacrificio es que debe mencionarse el nombre de Dios (Alá) al hacer el corte.

En el caso de las familias musulmanas en países occidentales que no tienen la posibilidad de hacer el sacrificio, es común que envíen dinero a familiares o conocidos en países árabes musulmanes para que sacrifiquen a un animal y distribuyan su carne a otras familias. En México la comunidad musulmana puede pagar $3,500 pesos para que se lleve a cabo el sacrificio de un borrego de 50 kilos.

Además del sacrificio, durante Eid al-Adha se acostumbra estrenar ropa o utilizar las mejores que se tengan, también se intercambia regalos y las familias se reúnen para comer platillos típicos hechos con la carne de los animales y convivir. Por supuesto los rezos no pueden faltar en cualquier celebración musulmana, por lo que se hacen rezos especiales y se dan sermones que explican el simbolismo de la celebración.

El tema del sacrificio de animales para celebraciones musulmanas y judías se ha vuelto controversial en algunos países occidentales que han buscado prohibir ciertas prácticas, sin embargo, debe tomarse en cuenta que cualquier consumo de carne conlleva el sacrificio de animales que en muchas ocasiones no se hace de forma ética y, en general, la vida de los animales antes de ser asesinados está lejos de ser digna.

Jeziret Gallardo

Instagram @jeziret.gallardo

Twitter @JeziretGallardo

sgeo.jeziret@gmail.com