Once años sin Siria

Entre 2010 y 2012 estallaron numerosas protestas populares en varios países árabes del Medio Oriente y el Norte de África.

El 15 de marzo se cumplieron 11 años del inicio de la guerra civil en Siria/Foto: Pixabay
Escrito en OPINIÓN el

El 15 de marzo se cumplieron 11 años del inicio de la guerra civil en Siria. Para cerca de 12 millones de personas esta guerra ha significado perder su hogar y dejar atrás toda una vida, es decir, convertirse en refugiados o en desplazados. En el artículo de hoy revisamos cómo fue que inició la guerra civil en Siria y dónde y cómo viven las personas desplazadas y refugiadas sirias a 11 años de haberlo perdido todo.

Entre 2010 y 2012 estallaron numerosas protestas populares en varios países árabes del Medio Oriente y el Norte de África. Todo empezó en Túnez, cuando un hombre se prendió fuego frente a unas oficinas de gobierno como protesta desesperada. Este acto encendió la mecha de algo mucho más grande, la inconformidad era algo generalizado y las protestas se extendieron rápidamente por otros países como Argelia, Jordania, Omán, Egipto, Líbano, Iraq, entre otros y, por supuesto, en Siria. Sin embargo, en Siria las protestas fueron repelidas violentamente por el régimen del presidente Bashar al-Assad, quien lleva en el poder desde el año 2000.

Bashar al-Assad llegó al gobierno de forma poco probable, antes de él gobernaba su padre Hafez al-Assad, quien fue presidente desde 1971 hasta su muerte en el año 2000. En la línea de sucesión debía asumir el poder Basel al-Assad, hermano mayor de Bashar, no obstante, un accidente de automóvil hizo que perdiera la vida y Bashar, quien estudió oftalmología, terminó por asumir la presidencia de la República Árabe Siria.

Bashar respondió de forma contundente y violenta contra las protestas de manera que la situación se tornó rápidamente en una guerra civil. Varios países asumieron posturas y apoyaron tanto al gobierno de Assad como a los grupos opositores con lo que la guerra se hizo aún más severa. Con Siria, hemos sido testigos de una de las peores crisis de refugiados de la época posterior a la Segunda Guerra Mundial. Se calcula que 5.7 millones de sirios han cruzado las fronteras, convirtiéndose en refugiados y otros 6.2 millones, aunque permanecen dentro de las fronteras de su país, se vieron forzados a dejar sus lugares de origen y asentarse en otras comunidades o en campos de refugiados, es decir, son personas desplazadas.

Elaboración propia con datos del Council of Foreign Affairs y UNHCR, 2022
Elaboración propia con datos del Council of Foreign Affairs y UNHCR, 2022

Actualmente, la mayor parte de los refugiados se encuentran en Turquía u2014que acoge a 3.7 millones acoge, es decir, al 65.8% de los refugiadosu2014, Líbano (839 mil), Jordania (673 mil), Irak (256 mil) y Egipto (138 mil). También hay un millón de sirios repartidos en diversos países de Europa, principalmente en Alemania, aunque hay personas sirias refugiadas en más de 130 países.

La mayor parte de los refugiados se encuentran en Turquía/ Foto: Especial
La mayor parte de los refugiados se encuentran en Turquía/ Foto: Especial

La mayor parte de las personas sirias refugiadas viven en zonas rurales y periurbanas, únicamente el 5% vive en campos de refugiados, no obstante, el hecho de que la mayoría viva en zonas rurales y periurbanas no significa que vivan en buenas condiciones. En realidad, el 70% de los refugiados viven en pobreza, enfrentan desempleo y dificultad para acceder a servicios básicos.

En el caso de las personas sirias en campos de refugiados ubicados ya sea dentro o fuera de Siria, además de pobreza y dificultad de acceso a servicios básicos, viven en su mayoría en condiciones de hacinamiento. Los campos ubicados al noroeste de Siria donde viven personas desplazadas se vieron afectados en enero por condiciones extremas asociadas al clima, el invierno trajo fuertes vientos, tormentas y temperaturas bajo cero lo cual destruyó 10 mil tiendas de campaña y 250 mil personas fueron afectadas.

Foto: https://www.mercycorps.org/blog/quick-facts-syria-crisis
Foto: https://www.mercycorps.org/blog/quick-facts-syria-crisis

Una cifra que resulta aterradora es que casi la mitad de las personas sirias refugiadas son niños y niñas, una parte considerable de la infancia siria refugiada no tiene acceso a educación, aunque organizaciones como la Agencia de la ONU para los Refugiados (UNHCR) y Catholic Relief Services (CRS), entre otras, trabajan para brindar servicios educativos a los niños y niñas sirios. Si bien una parte de los refugiados ha logrado establecerse en sus países de acogida y cuenta con empleo, otra cantidad considerable sufre explotación laboral debido a la falta de permisos y contratos formales que protejan sus derechos y, otra parte más depende totalmente de ayuda humanitaria.

Otro tema que resulta preocupante es que, pese a que Siria sigue sin ser un lugar seguro, varios de los países están presionando para que las y los refugiados regresen a su país de origen, a la par, el sentimiento xenófobo va en aumento. Lo anterior va en contra del principio fundamental del derecho internacional de no devolución (non-refoulement) establecido en la Convención de 1951 sobre Refugiados y su Protocolo de 1967 en el que se estipula que ningún Estado puede expulsar ni devolver a un refugiado a un territorio dentro de cuyas fronteras su vida o su libertad puedan correr peligro.

Sigue siendo confuso vislumbrar un fin a esta larga guerra, además, las posibles salidas no parecen ser las mejores. Varios países árabes, ante la presión de sus propias crisis y asuntos internos, sumada a la presión de los refugiados hace que estén considerando normalizar relaciones con Siria con lo cual el mensaje que se manda es que es legítimo presionar a los refugiados para regresar a Siria.

Sin embargo, si se restaura el régimen de Bashar al-Assad, significaría pasar por alto los crímenes de guerra cometidos contra la población civil. Adicionalmente, si Bashar sigue al frente, lo más probable es que la violencia resurja. Después de todo, aún hay grupos terroristas en el territorio y aún está el sueño roto de los sirios de tener una Siria más libre, democrática y con mejores condiciones para todo su pueblo. Hoy, la única certeza que tienen las personas desplazadas y refugiadas es que llevan once años sin Siria.

Jeziret Gallardo

Instagram @jeziret.gallardo

Twitter @JeziretGallardo

sgeo.jeziret@gmail.com

 

Temas