México…el burro hablando de orejas

Toda la vida de los usuarios queda registrada y a diario crece en los invernaderos del internet.

Escrito en OPINIÓN el

El 5 de julio del presente la redacción de MVS noticias publicó que "\u2026México alcanza estándares internacionales en protección de datos personales. La Ley garantiza el derecho a decidir el uso que el sector privado puede dar a la información personal, a partir de principios reconocidos internacionalmente\u2026" En varias de las notas anteriores vengo mencionando que hoy en día la Judicatura nos presenta la ridícula excusa de no abrir los expedientes de los juzgados al público para así poder cumplir con la "Ley de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados" (DOF 26 de enero de 2017). Es patético que se comente que México alcanzó estándares internacionales en materia de privacidad al proteger los datos personales colocándolo a la altura de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico y de la Unión Europea. Solo nos están queriendo dar atole con el dedo con esta burda afirmación. NO confundir con la ley de protección de datos personales en posesión de particulares (DOF 0570772010).

Creemos que la verdadera razón para no abrir los expedientes de los juzgados al público es simplemente para proteger a la mafia del poder. Estoy segura de que todos los legisladores hoy en día usan las 24 horas del día su computadora y su teléfono celular para entrar a Facebook, Google y Amazon, entre otros. También han escuchado como se "piratean" [hackean] toda la información de los usuarios del internet, que literalmente viaja por todo el mundo sin ninguna frontera, para después vender el historial de los consumidores al mejor postor.

Hoy no hay regulaciones específicas de cómo puede ser recabada la información de cualquier usuario del internet y cómo puede venderse. El público en general es analfabeto cuando se trata del lenguaje de computación y sus programas. No sabe cómo funcionan los algoritmos ni entiende el propósito del anuncio que sale de la página de internet que informa que está usando cookies [hay cookies técnicas, cookies de análisis y cookies publicitarias] y, por ende, es fácilmente víctima de estos piratas. En general, simplemente aprendemos a usar el internet y no sabemos cómo se puede usar nuestra información. Sabemos que existe el internet, que puede ser visitado por piratas cibernéticos, pero se nos figura que no nos van a alcanzar ni hacernos daño y no nos ocupamos en aprender qué y cómo es el mundo feliz del cibernauta.

El público empezó a escuchar de la existencia de piratas en el internet a gran escala a partir del escándalo que surgió por la piratería o hackeo de la información en Facebook y en Cambridge Analytica a más de 87 millones de cuentas de usuarios. En 2016, Cambridge Analytica aportó a la campaña política de Donald Trump herramientas para identificar a 87 millones de votantes y, con la información que se obtuvo de Facebook, influir al votante en su comportamiento a través de campañas publicitarias que se mandaban al usuario sin ninguna reserva cada vez que abría la computadora o su teléfono celular e influir al usuario a votar a favor de Trump.

Hace dos semanas, aproximadamente 90 millones de usuarios se encontraron desconectados de su cuenta de Facebook, quien señaló que el cierre de la página por unas horas fue una medida de seguridad tomada por la compañía, para combatir una falla de seguridad que permitía hackear la información de las cuentas de sus usuarios. Según Facebook, toda la información que aparece en la página de los usuarios estuvo en riesgo de que fueran hackeadas (léase seguro fueron hackeadas). Toda esta piratería de información tiene un alto valor en el mercado del internet, ya que la información de los usuarios se vende al mejor postor. Las compañías de mercadotecnia como Axiom Corp., y muchas otras compañías que aparecen hoy para desaparecer mañana, se dedican a vender la información de los usuarios, incluyéndose todos los datos personales. Hoy en día las compañías como Facebook, Google y Amazon, entre otras, saben y tienen archivada toda la información personal de sus usuarios en sus archiveros que llaman viveros, invernaderos o solarios y que cuidan para que a diario vaya la información del usuario creciendo y aumentando. Mientras más información se tiene del usuario en el invernadero, mayor su valor. Los archivos de los usuarios tienen todas las fotografías y videos, saben a qué restaurantes les gusta frecuentar sus usuarios, qué películas les gusta ver, qué enfermedades padecen, qué medicinas compran, qué libros leen, quiénes son sus amigos, a qué partido político pertenecen, qué lugares les gustaría visitar en sus vacaciones, cuál es su capacidad económica, cuánto dinero tienen ahorrado, qué banco usan, cuánto dinero deben, cuántos hijos tienen, a qué equipo de fútbol le van, etc. etc. Toda la vida de los usuarios queda registrada y a diario crece en los invernaderos del internet, por lo que la excusa de proteger los datos personales -especialmente los de los expedientes de litigios en juzgados o trámites administrativos ante los gobiernos federal, estatal o municipal- no tiene lugar en la sociedad mexicana de hoy.

Bienvenido al mundo feliz donde toda la información personal está ahora abierta al público las 24 horas, nunca cierra, nunca se va de vacaciones, siempre esta lista para vender la información personal a quien la quiera comprar. De ahí podrán confirmar que mi afirmación que el no abrir los expedientes de todos los juzgados al público para supuestamente proteger los datos personales es de dar risa, es ridícula e irrisoria, es una excusa de la prehistoria para el mundo feliz en el que vivimos hoy en día siempre gravitando al lado de nuestro celular y nuestra computadora. Exijamos abrir los expedientes de todos los juzgados al público para empezar a combatir la discrecionalidad de los jueces y servidores públicos, que únicamente protegen y fomentan la corrupción.

Correo: mgmagallon@aol.com

Twitter: @MinaMagallon