diciembre 02, 2021
Radio
Webcam
Buscar
Seguridad y Justicia

Trabajadores del INR obtienen suspensiones para realizar home office con goce de sueldo

La impartidora de justicia explicó que la medida cautelar estará vigente hasta que los trabajadores reciban la vacuna contra la Covid-19.

René Cruz
Trabajadores del INR obtienen suspensiones para realizar home office con goce de sueldo
Los empleados del INR solicitaron que se les asignen actividades domiciliarias, con los respectivos recursos materiales y administrativos / Pixaby
Escucha la nota:

La juez Dinorah Hernández Jiménez, titular del Juzgado Noveno de Distrito en materia Administrativa, concedió 12 suspensiones a empleados del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) “Luis Guillermo Ibarra Ibarra”, para que puedan laborar desde sus domicilios particulares con goce de sueldo y sin responsabilidad jurídica.

La impartidora de justicia explicó que la medida cautelar estará vigente hasta que los trabajadores reciban la vacuna contra la Covid-19; las autoridades sanitarias suspendan o den por concluida la emergencia sanitaria; cuando se decrete el semáforo respectivo, o se dicte la sentencia ejecutoria en el juicio de amparo, lo que suceda primero.

Información relacionada: Amplía SFP plazo para que funcionarios hagan Home Office ante alza de contagios

La juez Hernández Jiménez argumentó que el nivel de contagio en la Ciudad de México es alto y va en incremento de conformidad con los semáforos epidemiológicos publicados por el gobierno local, por lo que, al presentarse a trabajar, sólo por el hecho de que laboran en un hospital, compromete gravemente la integridad personal, puesto que pudiera tener consecuencias irreversibles en su salud o incluso la pérdida de su vida.

Agregó que el hecho de que los quejosos acudan a laborar, aun cuando, en su caso, lo hagan dotados de equipo de seguridad como cubrebocas, careta, guantes etcétera; no deja de implicar un riesgo de contagiarse con el coronavirus.

Los empleados del INR solicitaron que se les asignen actividades domiciliarias, con los respectivos recursos materiales y administrativos para ejercer sus funciones vía remota, a fin de no afectar o poner en riesgo su vida.