¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

¿Qué hacer en caso de intento de secuestro en el Metro?

“Ya cálmate mi amor”, es la frase más utilizada por los delincuentes, denunciaron víctimas de intento de secuestro en el Metro.

Notimex Jueves 31 De Enero, 2019 · 13:26 pm
¿Qué hacer en caso de intento de secuestro en el Metro?
Mujeres han denunciado a través de redes sociales ser víctimas de intento de secuestro en las instalaciones en el Metro

En esta última semana, las denuncias en espacios virtuales ante intentos de secuestro en algunas estaciones del Sistema de Transporte Colectivo Metro se han viralizado, en la mayoría de los casos, los agresores argumentan sostener relaciones sentimentales con las mujeres afectadas para luego tratar de subirlas a vehículos.

Así, al considerar que la tendencia es hacia la no denuncia, la internauta Zoé Láscari, realizó un mapeo con los lugares en la Ciudad de México en donde de acuerdo con denuncias en redes sociales han ocurrido intentos de secuestro en la capital mexicana dentro o cerca de instalaciones del Metro.

El mapeo detalla que los primeros ocurrieron el año pasado cerca de las estaciones de Bellas Artes, San Juan de Letrán, Constitución de 1917, Zapata y Taxqueña, en tanto que este año, las estaciones con más de un caso registrado son Martín Carrera, Mixcoac, Barranca del Muerto, Coyoacán y Ermita.

¿Qué hacer?

La abogada, activista y defensora de derechos humanos que centra su trabajo en mujeres, Fátima Alvizo, explicó  que la autodefensa feminista, que tiene diferencias con la autodefensa personal, no busca de entrada confrontar a los agresores, sino establecer redes de apoyo entre mujeres.

Así, recomendó hacer alianzas entre mujeres, tejer redes de confianza y de credibilidad respecto de lo que ocurre y ayudar a cualquiera que manifieste estar en peligro, ello, se suma a herramientas más físicas.

Tales como utilizar los elementos que existen a la mano como tener las llaves en la mano, el asa de la bolsa entre las manos para en caso de ser necesario tratar de paralizar al agresor, o bien, en caso de ser perseguida golpear los autos para que se activen las alarmas.

Lo anterior, se suma a gritar “fuego” o “sismo”, ello debido a que lamentablemente las personas no salen a ayudar a nadie si no ven que haya afectaciones directas a su patrimonio, e incluso aprender algunas técnicas básicas de defensa personal.

“Se trata de ver la urgencia de la violencia feminicida en el país y hacer alianzas entre hermanas, amigas y otras mujeres para ayudarnos entre todas”, explicó que además para la utilización de herramientas como gas pimienta o navajas existen legislaciones que las prohíben, ello, de acuerdo con cada Estado, aunado a que estos objetos pueden ser usados en contra de quienes los portan, aún así, en caso de decidir contar con uno, recomendó conocerlo muy bien.

En su opinión, lo que hay que hacer es perder el miedo, “si no perdemos el miedo no vamos a poder defendernos, porque el miedo paraliza (…) lo que menos esperan los agresores es que las mujeres nos defendamos y hay que utilizar la sorpresa como un medio que ayude en nuestra defensa”.

“No estamos buscando la confrontación, ese no es el objetivo, no queremos ponernos en riesgo, pero no podemos paralizar nuestras vidas porque nos invada el miedo (…) el primer territorio de conquista para las mujeres es su cuerpo, pero también el espacio físico (…) la calle nos pertenece y la noche es nuestra no podemos andar todo el tiempo con miedo”, se trata de conocer las posibilidades del cuerpo y el entorno, en realidad los agresores nunca esperan que una se defienda, dijo.

A su vez, abundó que en el país las mujeres no denuncian ante la impunidad en delitos hacia ellas, lo que se suma a que el sistema penal no es propicio para que las mujeres denuncien, “hay una misoginia generalizada en los sistemas de justicia”, y de proceder las denuncias las penalizaciones son mínimas o no prosperan; a ello, hay que agregarle que en general las mujeres tienen no solo una jornada laboral sino que además deben llegar a estar con sus familias y los tiempos para hacer denuncias son extensos, por lo que cejan en su intento .

En su oportunidad, la especialista en defensa personal Karen Soto, explicó que las agresiones en el transporte público se originan principalmente por estar distraídas, por lo que recomendó permanecer alertas respecto de las personas que caminan al lado.

A su vez, sugirió identificar los rostros de los agresores y establecer contacto visual, en su opinión, los agresores se sienten intimidados cuando consideran que posteriormente se les puede reconocer y abandonan sus intenciones.

Añadió que antes de subir a los vagones, es preciso colocar el teléfono celular y otras pertenencias dentro del bolso o mochila y colocarlos al frente para rodearlos con alguno de los brazos que queden libres, de ser de aquellas personas que buscan ponerle ritmo y música a sus viajes, sugirió portar solo un auricular, para así estar atento a lo que suceda alrededor.

Para las mujeres y ante ataques de posibles acosadores; dijo, se pueden utilizar los brazos y piernas como defensas; además, colocar antebrazos en el pecho y en caso de ser necesario empujar con los codos al agresor y ya si las cosas se ponen más agresivas golpear el empeine del agresor con las rodillas; sin embargo, puntualizó en la importancia de primero pedir ayuda con voz fuerte y firme.