¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Priva pobreza y desilusión en niñez en poblados asolados por violencia en Michoacán

En el poblado de Antúnez, perteneciente al municipio de Parácuaro,Noticias MVS contactó a un pequeño de seis años de edad, cuyos padres aprovechan fines de semana, días de asueto o bien los períodos donde se suspenden las clases para enviar a su hijo a pedir dinero en la vía pública.

Juan Carlos Alarcón / enviado especial Lunes 20 De Enero, 2014 · 09:59 am
Priva pobreza y desilusión en niñez en poblados asolados por violencia en Michoacán
Foto: @amarilloalarcon

La pobreza es otro ingrediente que convive entre lasa comunidades asoladas por el crimen organizado en el estado de Michoacán, y ha motivado a que algunas familias obliguen a sus hijos menores de edad, a pedir limosna en las calles.

En el poblado de Antúnez, perteneciente al municipio de Parácuaro, Noticias MVS contactó a un pequeño de seis años de edad, cuyos padres aprovechan fines de semana, días de asueto o bien los períodos donde se suspenden las clases para enviar a su hijo a pedir dinero en la vía pública.

“Mi papá está en la casa él no trabaja, la única que trabaja es mi mamá, a la mejor me saca de la escuela, (y qué haces aquí?…) nada pidiendo dinero, nada más pidiendo dinero, cuando me dan un billete se los doy a mi mamá, ella dice que cuando tenga un billete se lo tengo que dar y yo me quedo con el dinero (monedas) y me las dejo”, afirmó.

El pequeño Eduardo explicó con pesar que la noche de reyes pasó inadvertida en su casa, los “tres viajantes de oriente” no dejaron ni un solo regalo, lo olvidaron por la falta de dinero u  oportunidades de trabajo.

“…no tienes juguetes?…no, los reyes no me trajeron nada, nunca me traen nada, …que les pediste?…nada, no les pedí nada, es que yo no ví a los reyes, no los ví en mi casa y no me trajeron nada, yo quería un carro de radio control, pero no me traen nada y no se, no tenemos dinero”, apuntó con la voz entrecortada.

Eduardo convive a diario con los grupos de autodefensa en el poblado de Antúnez, entre armas de fuego, disparos, y potentes camionetas que levantan ilusiones entre los más jóvenes, de regresar algún día con calma a sus labores en el campo.

La escuela es quizá sólo un pasatiempo para este tipo de pequeños, sobre todo cuando a los padres les importa más que sus hijos lleven dinero a casa y ayuden a la economía que estudiar el nivel básico, pese a las consecuencias que tal situación conlleva. 

…vas a la escuela?…sí si voy, voy en segundo de primaria …y cómo vas en la escuela?…mal voy mal, es que mi mamá dice que me va a sacar de la escuela, no se, me das para comprarme un juguete, es que as+i no vale, es que yo quiero un juguete, …no tienes juguetes?…no, no tengo”, asintió Lalito.

@amarilloalarcon