diciembre 01, 2021
Radio
Webcam
Buscar
Seguridad y Justicia

La otra cara de mujeres que asesinan a sus parejas; hoy son juzgadas con perspectiva de género

Los juicios con perspectiva de género obligan a las autoridades a analizar el contexto de mujeres que incurren en el homicidio como única salida para frenar la violencia que sufren.

Juan Carlos Alarcón
La otra cara de mujeres que asesinan a sus parejas; hoy son juzgadas con perspectiva de género
mujeres que asesinan a sus parejas
Escucha la nota:

La evolución de los juicios con perspectiva de género son ahora una poderosa herramienta de defensa para mujeres que en contextos de violencia se vieron atrapadas y la única salida fue la defensa de su vida y la muerte de sus parejas o esposos.

El penalista y consultor jurídico Luis Miguel Campos, explicó que ahora los jueces tienen una óptica distinta a la que por años prevaleció y cuyas sentencias se imponían a rajatabla, obligando a mujeres a pagar largas condenas en prisión.

Información relacionada: Solicitan a Interpol ‘ficha roja’ para feminicidas de MariChuy, estudiante del IPN

“Los jueces deben juzgar con perspectiva de género ya que se debe de aplicar cuando existan relaciones asimétricas y/o prejuicios, ya que de lo contrario podría existir una clara desventaja hacia la mujer.

“Un juez no solamente debe escuchar los hechos y las pruebas, sino que también debe estar en la realidad, es decir, debe de escuchar las circunstancias de tiempo, modo y lugar por las cuales la mujer cometió este ilícito y de esta forma primeramente descubrir la verdad y las razones por las cuales las llevó a cometer este ilícito, y poder saber si existió o no alguna causa de justificación como puede ser la legítima defensa, para resolver al final si vincular a proceso o no a esta mujer”, explicó el jurista.

Mujeres presas en CDMX por el homicidio de sus parejas

En la Ciudad de México, los casos de mujeres que han hecho justicia por propia mano son pocos en comparación con la exacerbada violencia de género que persiste en cientos de hogares en la capital.

De enero a julio del presente año, en CDMX se reportaron 20 mil 341 casos de violencia familiar ante la Fiscalía General de Justicia capitalina, la mayoría en contra de mujeres, niñas y adolescentes, con un promedio mensual de 3 mil 390 ilícitos de esta naturaleza, de acuerdo con informes del Sistema Nacional de Seguridad Publica.

Foto: Juan Carlos Alarcón, reportero en MVS Noticias

Las dos cárceles femeniles en CDMX guardan historias de mujeres que pasarán largos años de encierro por el homicidio de quienes traspasaron la barrera de la violencia.

Por ejemplo, en el penal femenil de Santa Martha Acatitla, permanecen internas siete mujeres; una con proceso en curso y otras seis con sentencias que van de los 27 a los 35 años de prisión.

Alejandra Guadalupe “C”, procesada por el homicidio de su concubino; Edith “G”, presa por el homicidio de su esposo; Alejandra “L”, por la muerte de su cónyuge y Sandra Icela “R”, por el homicidio de su esposo.

De igual forma, Adriana “T” y Alejandra “V”, por el asesinato de sus respectivos maridos, y María Elena “B”, por el homicidio de su ex pareja sentimental.

Los informes consultados refieren que en el penal femenil de Tepepan, también hay siete mujeres recluidas por el mismo ilícito.

Se trata de Yasbé “A”, Alma Rosa “C”, Geraldine “CH”, Juana “O”, Brenda “R”, y Beatriz Adriana “S”, con sentencias que van de los 26 a los 35 años por el homicidio de sus esposos o parejas sentimentales.

La historia de Epifanía

La señora Epifanía, de 57 años, quien por décadas sufrió violencia familiar, mató a su esposo en defensa de su vida, cuando este la agredía con extrema violencia.

Foto: Juan Carlos Alarcón, reportero en MVS Noticias

Violó a su hija cuando era pequeña y continuamente la golpeaba, pero todo llegó a su límite y una noche de marzo de 2021, tomó una pistola y cegó la vida de su agresor.

“Me aventó el sillazo, yo traía la pistola en la mano y le disparé abajo de mi brazo, ni siquiera intenté darle en algún lugar en especial.

“El murió y yo me entregué ese mismo día yo no quise huir ni nada.

“Gracias a la organización que me apoyó, en seis días quedé libre, se demostró mi inocencia; después, quiero pedirle también al gobierno porque yo sé que hay muchas víctimas en la cárcel que sólo trataron de defenderse, trataron de defender su vida y a sus seres queridos y no les dejaron otra alternativa y ellas están pagando injustamente”, puntualizó.

El olvido, otro problema de las mujeres privadas de la libertad

Otro problema que enfrentan algunas mujeres en el largo encierro por este tipo de delito es el olvido, aseguró Elizabeth López, psicóloga forense y especialista en temas penitenciarios.

“Varias clases de mujeres se pueden encontrar en los centros de reclusión; sin embargo, la mayoría han sido olvidadas y se enfrentan a la privación de su libertad solas.

“Eso sucede porque ser mujer y cometer un crimen no llega a ser perdonado tan fácilmente por no cumplir con las expectativas sociales asignadas hacia su género.

“Las mujeres en prisión quedan reducidas a etiquetas como ‘mala madre’, ‘mala mujer’, ser violenta o peligrosa, y a una situación de indefensión física e ideológica”, puntualizó.

El crecimiento vertiginoso de hechos violentos hacia la mujer obligó a jueces, magistrados, policías y Ministerios Públicos a analizar con seriedad el contexto de mujeres que incurren en el homicidio como única salida para frenar el trato rudo e irracional de sus parejas.