¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Jurisdicción militar no es un privilegio, sino garantía de seguridad

El titular de la PGJM, Jesús Gabriel López Benítez, señaló que la justicia castrense también tiene como compromiso conjugar las exigencias de la disciplina militar con el irrestricto respeto a la justicia y a la dignidad del ser humano.

Notimex Jueves 27 De Diciembre, 2012 · 15:06 pm
Jurisdicción militar no es un privilegio, sino garantía de seguridad
Jurisdicción militar no es un privilegio, sino garantía de seguridad

La Jurisdicción Militar no es un privilegio de clase o casta, sino un régimen especializado y una garantía de seguridad en un Estado de derecho, que se desenvuelve con respeto al marco constitucional y a las obligaciones que ha asumido México en materia de protección a los derechos humanos.

En un documento, el titular de la Procuraduría General de Justicia Militar (PGJM), Jesús Gabriel López Benítez, señaló que la justicia castrense también tiene como compromiso conjugar las exigencias de la disciplina militar con el irrestricto respeto a la justicia y a la dignidad del ser humano.

El procurador militar aseveró que “las Fuerzas Armadas Mexicanas jamás han sido ni serán instrumento de represión ni protección de arbitrariedades, si no que se han constituido en sólido aval del Estado de derecho y del bien común”.

“Esto es, en garantes de las condiciones que permitan a cada connacional realizar su proyecto de vida, en un país libre y justo”, agregó.

López Benítez explicó que el militar a título de ciudadano, queda bajo el imperio de las normas comunes que se relacionan con la moral universal y los deberes generales, pero también es soldado y de ahí nacen para él deberes especiales que se rigen y protegen por una ley excepcional.

En este caso, abundó, “los delitos comunes adquieren en diversas ocasiones, en este último orden de obligaciones un nuevo carácter de gravedad”.

Por ello, dijo, en la jurisdicción militar, lo delictuoso de las acciones no se mide sólo por la intención y la persistencia, sino también por las acciones que dañan o ponen en peligro al Estado y a la sociedad.

Así, mencionó que es inexacto que se pueda juzgar un delito castrense sin conocimientos y experiencia en la vida militar, porque el conocimiento se requiere tanto para establecer la existencia del delito como para valorar su gravedad, en función del daño causado a la disciplina.

El procurador militar señaló que lo anterior requiere la comprensión y el criterio del juzgador, lo que sólo tienen quienes pertenecen a las Fuerzas Armadas.

Por ello, agregó, “son enormes las dificultades que un juez del orden común o federal encontraría para comprender el alcance de un delito militar, pues en forma natural e inconsciente, juzgaría sometiéndose a los principios y preceptos aplicables en el derecho penal ordinario, sin valorar la disciplina castrense, la ejemplaridad y la prevención que son indispensables en el orden jurídico marcial”.