¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Directivo de Oro Negro busca amparo contra orden de aprehensión

La semana pasada, José Gil White y José Antonio Cañedo White, hijo y sobrino del ex secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, también solicitaron un amparo, junto con Miguel Ángel Villegas Vargas y Carlos Enrique Williamson Nasi, directivos de Oro Negro

René Cruz Lunes 5 De Agosto, 2019 · 11:03 am
Directivo de Oro Negro busca amparo contra orden de aprehensión
El impartidor de justicia no concedió la suspensión del acto reclamado, debido a que el empresario no la solicitó. Asimismo, fijó como fecha para la audiencia constitucional el 21 de marzo a las 10:20 horas.
Escucha la nota:

El juez Patricio Leopoldo Vargas Alarcón, titular del Juzgado Décimo de Distrito de Amparo en materia Penal, admitió a trámite el juicio de amparo que interpuso Alonso Val Echeverría, uno de los directivos de la empresa Oro Negro, contra cualquier orden de aprehensión y la ejecución.

No obstante, el impartidor de justicia no concedió la suspensión del acto reclamado, debido a que el empresario no la solicitó. Asimismo, fijó como fecha para la audiencia constitucional el 21 de marzo a las 10:20 horas.

Información relacionada: Oro Negro tiene un desvío de 750 mdp: Mario Maldonado

La semana pasada, José Gil White y José Antonio Cañedo White, hijo y sobrino del ex secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, también solicitaron un amparo, junto con Miguel Ángel Villegas Vargas y Carlos Enrique Williamson Nasi, directivos de Oro Negro, que fue admitida por el mismo impartidor de justicia, todos por la orden de arresto que un juez libró en su contra por un desvío de recursos por más de 750 millones de pesos, lo cual afectó a inversionistas extranjeros.

Según investigaciones de la procuraduría capitalina, dicho desvío son de recursos del fideicomiso F-695 Deutsche Bank que dirigió a las empresas perforadora Oro Negro y a Integradora de Servicios Petroleros Oro Negro.

Las órdenes de detención fueron requeridas por un juez penal por abuso de confianza y administración fraudulenta, pero se les siguen cuatro líneas de investigación por otros delitos.