¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Va el PRD dividido a discusión sobre seguro de desempleo y pensión universal

Al señalar que su postura particular apunta a que es necesario aprobar el seguro y dar libertad al trabajador para que disponga de su ahorro, ya sea para vivienda o enfrentar un eventual periodo de desempleo, el diputado Aureoles Conejo señaló que la pensión universal también debe avanzar, porque beneficiará a los adultos mayores del país. 

Natalia Estrada Lunes 17 De Marzo, 2014 · 14:49 pm
Va el PRD dividido a discusión sobre seguro de desempleo y pensión universal
Silvano Aureoles, legislador

La fracción parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados, irá dividida a la votación de las reformas que implementarán el seguro de desempleo y la pensión universal para adultos mayores, propuestas por el Ejecutivo Federal.

El líder de ese grupo parlamentario, Silvano Aureoles, aseguró que sus compañeros de partido tendrán una participación relevante en la discusión de la reforma que creará el seguro de desempleo e implementará la pensión universal para adultos mayores de 65 años.

Adelantó que la mayoría de los perredistas votará a favor de la pensión universal, porque es similar a la que en su momento se implementó en el Gobierno del Distrito Federal.

Pero en el tema del seguro, el legislador reconoció que habrá controversia, porque un sector en el Sol Azteca considera que el seguro será lesivo para el trabajador e incluso, pondrá en riesgo su ahorro para la vivienda; en tanto que pensión no será remuneradora, ya que no implicará un ingreso digno para el adulto mayor y no llegará a todos los que la necesitan.

Al señalar que su postura particular apunta a que es necesario aprobar el seguro y dar libertad al trabajador para que disponga de su ahorro, ya sea para vivienda o enfrentar un eventual periodo de desempleo, el diputado Aureoles Conejo señaló que la pensión universal también debe avanzar, porque beneficiará a los adultos mayores del país. 

Al defender el dictamen, el también presidente de la Junta de Coordinación Política, destacó que la mayoría dirá sí al seguro, pues la bancada del PRD logró integrar al proyecto, la propuesta de crear un grupo de trabajo que realice un estudio sobre el Sistema de Ahorro para el Retiro, a fin de valorar su eficiencia y hacer los ajustes que sean necesarios.

En contraparte, la vicepresidenta de la Mesa Directiva de San Lázaro y el diputado José Ángel Ávila calificaron como “tramposas” ambas propuestas, ya que mientras el seguro de desempleo lo pagarán los propios trabajadores, la pensión universal será excluyente y discriminatoria.

Alavez Ruiz y Ávila Pérez coincidieron en señalar que los dos planteamientos son “un engaño”, porque con ellos el Gobierno Federal quiere hacer creer a la población que les dará un apoyo sustancial, cuando eso no corresponde con el contenido de las propuestas.

Subrayaron que el Gobierno Federal tiene la obligación de costear el seguro de desempleo, de otro modo, será una simulación con cargo al ahorro para la vivienda del trabajador.

Con ellos coincidió el diputado del Partido del Trabajo (PT), Manuel Huerta, que se sumó a las críticas contra los ordenamientos, porque ninguno de los dos tendrá cobertura total, la pensión será ínfima y el seguro de desempleo hará prácticamente imposible que un trabajador pueda obtener una vivienda.

Agregaron que la aprobación de dichas reformas representa “un albazo”, porque las reformas constitucionales correspondientes, a los artículos 4, 73 y 123 se encuentran varadas en el Senado, donde se busca otra fuente de financiamiento al seguro, a fin de no disponer del ahorro del trabajador. 

Por ello, insistieron, no es legalmente correcto aprobar primero las leyes reglamentarias y después los cambios constitucionales.

Al exigir que el dictamen regrese a comisiones, para que se hagan las adecuaciones necesarias y cuente con una base constitucional, advirtieron que el documento por aprobar este martes 18 de marzo será una “monstruosidad legislativa” que bien podría ser impugnada y anulada por las instancias jurisdiccionales, al carecer del fundamento legal necesario.