¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Senado avala reforma sobre consulta popular y revocación de mandato

El dictamen establece que la consulta de revocación de mandato, que será organizada por el INE, podrá solicitarse únicamente por ciudadanos

Óscar Palacios Martes 15 De Octubre, 2019 · 17:21 pm
Senado avala reforma sobre consulta popular y revocación de mandato
Con 98 votos a favor, 22 en contra y una abstención, el pleno de la Cámara Alta aprobó el dictamen que modifica la minuta de la Cámara de Diputados
Escucha la nota:

En medio de un acalorado debate entre legisladores del PAN y Morena, el Senado de la República avaló, con modificaciones, la minuta de la Cámara de Diputados en materia de consulta popular y revocación de mandato.

Con 98 votos a favor, 22 en contra y una abstención, el pleno de la Cámara Alta aprobó el dictamen que modifica la minuta de la Cámara de Diputados, a partir de las distintas demandas de legisladores de oposición.

Información relacionada: Senadores avalan en comisiones minuta sobre etiquetado de alimentos y bebidas

En este sentido, el dictamen establece que la consulta de revocación de mandato, que será organizada por el INE, podrá solicitarse únicamente por ciudadanos, en un número equivalente al 3 por ciento de los inscritos en la lista nominal de electores (2.7 millones de personas).

De igual forma, el documento prevé que la revocación de mandato podrá solicitarse sólo una vez, durante los tres primeros meses del cuarto año del periodo constitucional, por lo que para el actual gobierno esta figura aplicaría hasta el año 2022.

A pesar de los cambios realizados, legisladores del PAN anticiparon su voto en contra del dictamen. Y es que, de acuerdo con el senador Mauricio Kuri, no tienen confianza en el actual gobierno, que, dijo, podría manipular esta herramienta para buscar una reelección.

El también senador por el PAN, Gustavo Madero, advirtió que la reforma está hecha al servicio de Morena y el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien, aseguró, no es un demócrata.

En respuesta, el senador por Morena, Germán Martínez, señaló que las críticas de Gustavo Madero obedecen a una enfermedad llamada “amlofobia”. Resaltó que, en contraparte, en Morena tienen confianza en sus políticas, al grado de que las someterán la revocación de mandato.

A la defensa se sumó la senadora Lucía Trasviña (Morena), quien recordó a los panistas que el pueblo ya no los quiere por lo que ocurrió en sus gobiernos.

Por su parte, el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, recordó que su bancada terminó aceptando los cambios impulsados por la oposición, por lo que rechazó que la revocación de mandato implique un proceso de reelección encubierta.

En esta ocasión, Acción Nacional no tuvo el acompañamiento del resto de las bancadas que conforman el llamado bloque de contención (PRI, PRD y MC), quienes reconocieron que el dictamen es completamente distinto al proyecto enviado por la Cámara de Diputados.

El coordinador de los senadores del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong, resaltó que se logró transitar de una figura que podía estar al servicio del poder a una que sirve y será empleada únicamente por la ciudadanía, por lo que llamó a evitar que se pervierta.

De igual forma, el coordinador del PRD, Miguel Ángel Mancera, aseguró que gracias al diálogo se logró construir una herramienta para la ciudadanía, que, aclaró, no implica la posibilidad de una reelección.

Por su parte, el coordinador de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, indicó que la Cámara Alta logró mejorar y enderezar la reforma, a fin de que se respete la naturaleza de la revocación de mandato.

Finalmente, el coordinador del PVEM, Manuel Velasco Coello, afirmó que con esta reforma el voto ciudadano dejará de ser un cheque en blanco, ya que la revocación de mandato genera incentivos para que haya mejores gobiernos.

Al final, la bancada de Morena celebró la aprobación del dictamen desplegando una manta con la leyenda “Revocación de Mandato. El pueblo pone, el pueblo quita”, la cual se terminó fisurando justo en la palabra “revocación”.

El documento aprobado se devolvió, con modificaciones, a la Cámara de Diputados.