¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Piden inspección de clínicas que ofrecen interrupción legal embarazo

El diputado Óscar Saúl Castillo consideró necesario que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios y la Secretaría de Salud del Distrito Federal inspeccionen las clínicas privadas que ofertan “la interrupción legal del embarazo” a fin de que certifiquen la sanidad de esos lugares.

Notimex Jueves 28 De Junio, 2012 · 18:15 pm
Piden inspección de clínicas que ofrecen interrupción legal embarazo
Piden inspección de clínicas que ofrecen interrupción legal embarazo

El diputado Óscar Saúl Castillo consideró necesario que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios y la Secretaría de Salud del Distrito Federal inspeccionen las clínicas privadas que ofertan “la interrupción legal del embarazo” a fin de que certifiquen la sanidad de esos lugares.

Castillo Andrade mencionó que ambos organismos han declarado que no tienen responsabilidad de la vigilancia de los procedimientos que se llevan a cabo en esas clínicas, que desde hace casi cuatro años trabajan sin supervisión oficial.

En un comunicado, el legislador del Partido Acción Nacional (PAN) expuso que por ley no existe la obligación de las clínicas privadas de declarar que realizan abortos, ni el número de procedimientos de ese tipo, y menos aún las ganancias generadas por ello.

Hizo notar que si bien en la LXI Legislatura se aprobaron reformas para reducir la publicidad de los denominados “productos milagro” y aspectos que atentan contra la salud, como la integridad y dignidad humana, y su regulación en los medios de comunicación, “la interrupción legal del embarazo” no es un asunto menor.

“Los anunciantes evitan llamarlo aborto, por la mala fama del nombre. Es evidente que existen vacíos legales respecto al papel que deberían jugar los medios de comunicación en temas de salud pública”, indicó.

Manifestó que los variados anuncios que aparecen en diarios de circulación nacional sobre “interrupción legal del embarazo” lo hacen de una manera que no señalan riesgos, ni direcciones físicas, sino solamente teléfonos.

Argumentó que la forma en que están redactados los anuncios no es con ética, pues ofrecen promociones “de interrupción legal del embarazo”, como por ejemplo los que establecen “que una operación de este tipo a las tres semanas cuesta tres mil 400 pesos y una de 12 semanas (límite legal) cinco mil 500.

La práctica del aborto, dijo, no es compatible con la dignidad de la persona, por lo que deben existir garantías de salud y de normas que respeten la edad de las mujeres.

Castillo Andrade destacó que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó la Ley de Interrupción Legal del Embarazo, que menciona que el procedimiento, de preferencia, debe practicarse por ginecoobstetras, pero deja abierta la posibilidad de que lo realice un cirujano general.

Planteó que tras su legalización en el Distrito Federal, del 24 de abril de 2007 al 15 de diciembre de 2011 se han practicado 69 mil 861 interrupciones y el número de solicitudes de información para conocer el programa desde abril 2007 al 31 de octubre de 2011 fue de 107 mil 450.

Dio a conocer que la mayor incidencia se da en edades de las mujeres de 21 a 25 años, con 34 por ciento; 16 a 20, con 22.7 por ciento; 26 a 30, con 20 por ciento; 31 a 35, con 12.4, y 36 a 40 siete por ciento, mientras que el nivel educativo preparatoria constituye 39.1 por ciento; secundaria, 30.4 por ciento, y superior, con 19.6 por ciento.

Por estado civil, añadió, las solteras son las más propensas a esta práctica con 52.9 por ciento; unión libre, con 27.1 por ciento y casada, con 17 por ciento.

Por situación laboral se encontró que las amas de casa recurren a ello con 37.3 por ciento; estudiantes con 25.1 por ciento y empleadas con 19.9 por ciento.

El diputado del PAN pidió que la Cofepris y la Secretaría de Salud del Distrito Federal certifiquen la sanidad de las clínicas particulares; la cédula profesional de los médicos, y que los medios de comunicación eviten la promoción.