¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Piden a CIDH tomar caso de joven guerrerense asesinado en retén militar en 2009

Bonfilio Rubio Villegas, indígena nahua murió  en 2009 cuando militares dispararon al autobús que viajaba y plantaron enervantes para justificarlos, acusan familiares.

Rocío Méndez Jueves 12 De Enero, 2017 · 14:42 pm
Piden a CIDH tomar caso de joven guerrerense asesinado en retén militar en 2009
Foto TW: ‏@Tlachinollan
Bonfilio Rubio Villegas, indígena nahua de 29 años de edad resultó víctima mortal de un retén militar en junio del 2009 cuando los soldados dispararon contra el autobús en el que viajaba a la Ciudad de México. 
 
Tras el ataque que dejó muerto a Rubio Villegas, los soldados “plantaron” enervantes en el camión para justificar su error, reclamaron familiares y defensores.
 
La agresión “permanece impune”, dicen familiares y defensores humanitarios.
 
“Cómo ciudadanos de escasos recursos no hemos tenido acceso a la justicia. Tenemos siete años exigiendo que se castigue a la persona que disparó a mi hermano, el ejército hizo las investigaciones a su favor “, manifestó José Rubio Villegas, hermano de la víctima, al enfatizar que “como familia, rechazamos la militarización de México”
 
Los deudos de Bonfilio Rubio Villegas, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, El Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón (Centro Morelos) y el “Robert F Kennedy  Human Rights, presentaron una queja contra el Estado mexicano ante la Comisión Interamericana de Derechos (CIDH), “por la ejecución extrajudicial por parte de elementos del ejército mexicano en junio del 2009 de Bonfilio Rubio Villegas, Indigena nahua originario de la comunidad de Tlatzala, de Tlapa de Comonfort, Guerrero”.
 
Aunque el expediente pudo pasar de un juzgado militar a uno de distrito, la familia constató las “deficiencias” de la actuación de la justicia militar sobre el caso y exigió a la justicia civil mexicana que sancionara a los responsables del homicidio, pero no fue posible remontar las deficiencias del expediente por la actuación “parcial y tendenciosa” de los órganos del fuero militar y el juzgado de distrito del orden civil finalmente emitió “una sentencia que exoneró al único militar que había sido procesado por el caso”, explicó el abogado Santiago Aguirre.
 
La familia inició un largo camino para impugnar esa sentencia  absolutoria, se identificaron violaciones graves al debido proceso por parte de la justicia militar y civil y a la postre, quedó documentada la impunidad, agregó Aguirre.
 
“Hoy por hoy, ningún militar de los que accionaron, irresponsable y desproporcionadamente sus armas contra un autobús lleno de pasajeros y privaron de la vida a Bonfilio, se encuentra bajo proceso o ha sido sentenciado por estos hechos y es ante esa impunidad que la familia se ve orillada a acudir al sistema interamericano para obtener justicia”, explicó el abogado Aguirre.
 
Tanto familiares de Rubio Villegas como defensores demandan “una investigación independiente e imparcial que lleve al Estado mexicano a garantizar el debido proceso en el trámite de violaciones a derechos humanos de civiles por parte de elementos del Ejército”.
 
También cuestionaron iniciativas en curso que buscan aplicar y legitimar la actuación del Ejército en funciones de seguridad “grave hecho que podría suscitar una ilimitada ilegitimidad”, comentaron.
 
Guerrero se sigue caracterizando por sus altos índices de violencia y desaparición y, desde la llamada ‘guerra contra el narcotráfico’ del 2006, “viene reinando en la zona un clima de impunidad por los abusos cometidos por las fuerzas militares, particularmente en casos de ejecuciones extrajudiciales que han llegado a la CIDH, expresaron los defensores humanitarios.
 
“Es grave que el ejército ande en las calles. Desde la Guerra Sucia, los militares llegaron a Guerrero en los años 1970 no se han ido”; los 500 detenidos desaparecidos guerrerenses en aquel entonces fueron sometidos por Fuerzas Armadas, “no nada más es el caso de Rosendo Radilla”, señalaron.
 
Exigimos que los hechos “no queden impunes, que haber privado de la vida a un joven que se subió al camión equivocado no se quede sin justicia”, sentenció Santiago Aguirre.