¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Persisten desventajas para las mujeres, señalan en debate en la UNAM

La exclusión de un amplio porcentaje de mujeres del ahorro bancario se debe, en gran medida, “al doble rol que cumplen: el empleo para generar ingresos y el trabajo no remunerado del hogar además del cuidado de los hijos”, agregó.

Rocío Méndez Sábado 21 De Noviembre, 2015 · 11:42 am
Persisten desventajas para las mujeres, señalan en debate en la UNAM
Foto: Ilustración

Frente a los varones, las mexicanas siguen en desventaja en monto salarial y al carecer, la mayoría, de una cuenta de ahorros formal por la falta o insuficiencia de ingresos, que no les permite contar con capitales de reserva en instituciones bancarias, explicó Berenice Cabrera, egresada de la Facultad de Economía (FE) de la UNAM.

Desde el II Seminario Trabajo Femenino Asalariado y Reproductivo en México, organizado por el Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc), Cabrera señaló que en los países en desarrollo sólo 37 por ciento de las mujeres tiene una cuenta formal contra 46 por ciento de la población masculina.

La exclusión de un amplio porcentaje de mujeres del ahorro bancario se debe, en gran medida, “al doble rol que cumplen: el empleo para generar ingresos y el trabajo no remunerado del hogar además del cuidado de los hijos”, agregó.

En la sesión Disparidades actuales que enfrentan las mujeres asalariadas, Cabrera refirió que este sector, en mayor medida que los hombres, busca opciones para administrar sus finanzas; por lo que sugirió a las instituciones financieras adapten sus productos para responder a su requerimiento, pues tiene mayor desventaja en términos de inclusión en ese ámbito.

Por su parte, Jorge Ortiz Díaz, también egresado de la FE, aclaró que las mujeres “aún son discriminadas en el sector laboral; además, la brecha salarial persiste entre géneros”.

“Se han perpetuado las relaciones de dominación masculina y de subordinación femenina en el mercado laboral y en el reparto del producto, al discriminar la acumulación del capital humano en las mujeres, aunque ha crecido de forma significativa desde la década de 1980”, detalló Ortiz Díaz.

En cuanto a la persistencia de la brecha salarial por género, subrayó que ésta las aleja de la perspectiva de incrementar su preparación e integrarse a la actividad económica, lo cual no sólo refiere una situación de injusticia y disparidad, sino también de disminución del bienestar social y de la disponibilidad de fuerza de trabajo calificado.

Finalmente, María Fernanda Vidal, de la Universidad Panamericana, que la ausencia de mujeres en los altos mandos “es indicativo de una afectación dentro de una cadena de trabajo al interior de la administración pública federal”.