¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

‘Oportunidad perdida’ para el Estado, no aceptar un diagnóstico psicosocial del caso Ayotzinapa: ONG

Ricardo Raphael, director del Centro Cultural Tlatelolco, reconoció que el dolor “es tan singular como una huella digital”.

Rocío Méndez Miércoles 14 De Marzo, 2018 · 13:09 pm
‘Oportunidad perdida’ para el Estado, no aceptar un diagnóstico psicosocial del caso Ayotzinapa: ONG
Foto: Reuters

El informe “Yo sólo quería que amaneciera. Impactos Psicosociales del Caso Ayotzinapa“, realizado por expertos independientes de Fundar, Centro de Análisis e Investigación quienes que trabajaron por año y medio con sobrevivientes de la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre del 2014 y con familiares de los normalistas desaparecidos, heridos y fallecidos, representa una “oportunidad perdida para el Estado” porque originalmente se buscaba que este fuera un ejercicio institucional pero las falta de condiciones mínimas de confianza a raíz de actos revictimizantes como la reiteración de la llamada ‘verdad histórica’, hicieron fracasar estos esfuerzos”, advirtió Haydeé Pérez Garrido, directora ejecutiva del organismo.

En la presentación del informe en el Centro Cultural Tlatelolco, donde se analiza el impacto psicosocial que viven hasta la fecha familiares y compañeros de los 43 normalistas desaparecidos, Mario Patrón, director del Centro de Derechos Humanos “Miguel Agustín Pro Juárez”, señaló que con la reciente detención de Erick “N”, alias “La Rana”, probablemente se entre “en la tentación del cierre” del caso, en medio de un proceso electoral y, probablemente, eso signifique regresar a la ‘mentira histórica’. ¿Por qué el gobierno no aceptó este diagnóstico para construir planes de atención victimal?, inquirió Patrón ante un auditorio abarrotado de estudiantes, defensores humanitarios y sobrevivientes y familiares de las víctimas de la noche de Iguala.

“Primero porque este diagnóstico dice que la única forma de reparar a estos hombres y mujeres que buscan a sus hijos es dando con el paradero y con la verdad; segundo, porque si lo aceptase lo primero que tendría que hacer es pedirles disculpas”, subrayó Patrón.

Al comienzo de la larga presentación de oradores y actos musicales de denuncia por la experiencia traumática, Ricardo Raphael, director del Centro Cultural Tlatelolco, reconoció que el dolor “es tan singular como una huella digital” y advirtió que la desaparición forzada de los 43 normalistas rurales “también ha impactado a un pueblo y ha terminado siendo un dolor planetario”.

Aunque en audiencia pública ante el sistema interamericano el gobierno federal “se negó a asumir un compromiso para adoptar el informe como la base para la generación de planes de atención y reparación de las víctimas”, en el documento se pide al estado mexicano “reivindicar y dignificar a todas las víctimas, que reconozca la falta de sustento científico en su “verdad histórica” y urge al esclarecimiento de los hechos y del paradero de los estudiantes”.