¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Omisión del Gobierno Federal ante criminalidad, lamenta Iglesia de México

La editorial del semanario Católico “Desde la Fe”, advierte que “la barbarie campea sin que autoridad alguna ejerza debidamente su responsabilidad.

Nora Bucio Domingo 16 De Junio, 2019 · 12:53 pm
Omisión del Gobierno Federal ante criminalidad, lamenta Iglesia de México
FGJCDMX informó que buscará reclasificar el delito de homicidio por el de transfeminicidio / Ilustración
Escucha la nota:

La Arquidiócesis de México aseguró que la “omisión, descuido o ineficacia -del gobierno- tristemente compiten con el dolor causado por la mano criminal”, al referirse al incremento de la violencia e inseguridad en el país.

La editorial del semanario Católico “Desde la Fe”, advierte que “la barbarie campea sin que autoridad alguna ejerza debidamente su responsabilidad.

*Información relacionada: Insuficientes las acciones contra inseguridad reconoce Arquidiócesis de México 

Luego de advertir la normalización de la violencia entre la sociedad, autoridades y medios de comunicación, la editorial de este semanario refiere que estribillos como ¡No más sangre!, ¡Ya basta!, ¡Ni una más! nunca debieron existir y son conciencia de la impunidad cultivada por décadas, pero también “son muestra de la ineficacia de gobernantes con discursos que no aterrizan en la justicia y no abonan al respeto y la concordia”.

La iglesia católica refrendó su disposición a sumarse no solo a condenar el mal, sino también a la implementación de programas y tareas que apuesten a la educación y los valores, al fortalecimiento de la unidad familiar como fuente y garantía de la renovación del tejido social.

“Los nombres de jóvenes, niños y adultos como Norberto Ronquillo, Leonardo Avendaño, Alexis Flores Flores, Carlos Sinuhé, Miranda Mendoza y los 43 de Ayotzinapa, entre muchos otros, no sólo son acusación a sus raptores y asesinos, también constituyen un reclamo incisivo a quienes tenemos cualquier responsabilidad en la educación, en la comunicación social o en la promoción de valores.

Y quienes están al frente de la impartición de justicia –nuestros gobernantes- deben sentirse los primera y mayormente interpelados. Su omisión, descuido o ineficacia tristemente compiten con el dolor causado por la mano criminal”, concluye el semanario.