¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

No es necesaria una nueva Constitución: ministro Fernando Franco

El ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Fernando Franco González Salas, reconoció que la revocación de mandato es “un arma de dos filos”.

Ernestina Álvarez Martes 18 De Febrero, 2020 · 14:41 pm
No es necesaria una nueva Constitución: ministro Fernando Franco
José Fernando Franco González Salas, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación / Foto: Archivo
Escucha la nota:

El ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Fernando Franco González Salas, consideró que a pesar de los cambios que ha sufrido la Constitución a través de los años, no es necesario tener una nueva Carta Magna.

En la Semana de la Escuela Judicial Electoral del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el ministro reflexionó que se tiene una Constitución distinta a la que nació en 1917, pero se tiene que volver a un concepto “más simple de Carta Magna, que permita a las instituciones tener eficacia”.

Información relacionada: Dar rango constitucional a pensiones acabará con arbitrariedad: Padierna

“Yo no creo que necesitemos, a pesar de todo lo que he dicho, una nueva Constitución, es ciertamente una Constitución diferente a la que nació en 1917, con muchas cosas buenas, otras malas y otras regulares, pero es una Constitución que regula todo”

También, aseguró que  la Constitución, con 103 años de vida, es “obesa”, producto de toda una razón histórica, en una búsqueda continua por dar respuesta “desordenada”, y quizá, “por dar respuestas más de coyuntura, que de largo o mediano plazo”.

Pero, si las policías funcionan, por lógica se van a reducir los niveles de criminalidad; si las procuradurías funcionan, por lógica vamos a tener a aquellos que se lo merecen en la cárcel; y si los jueces de todos los niveles funcionan, vamos a tener la forma de rectificación de cualquier error, para tener una justicia integral que funcione.

Por ultimo, reconoció que la revocación de mandato es “un arma de dos filos”, porque si se usa indebidamente acaba con la estabilidad, pero cuando se usa con fundamento y racionalidad es un instrumento importante.