¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

México, preparado para explotación de aguas profundas con protección ambiental: ASEA

Carlos de Regules, director ejecutivo de ASEA, indicó que para las normas publicada para la explotación en aguas profundas han sido consideradas las mejores prácticas internacionales.

Rocío Méndez Miércoles 7 De Diciembre, 2016 · 08:41 am
México, preparado para explotación de aguas profundas con protección ambiental: ASEA
Foto: Ilustración

La Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), publicó los lineamientos en materia de seguridad industrial, seguridad operativa y protección al medio ambiente que deberán cumplir las empresas y consorcios que resultaron ganadoras de la cuarta licitación de la Ronda 1 y del bloque Trión, anunciados este lunes.

Las disposiciones publicadas regulan toda la cadena de exploración y extracción de hidrocarburos, incluyendo el reconocimiento y exploración superficial y las actividades en aguas profundas.

El director ejecutivo de la ASEA, Carlos de Regules, señaló que el conjunto de normas publicadas son “un esfuerzo sin precedentes en materia de regulación del sector hidrocarburos de nuestro país, donde han sido consideradas las mejores prácticas internacionales, destacándose lo realizado en naciones como Canadá, Estados Unidos, Noruega, Reino Unido y Brasil entre otras”.

“Son normas de vanguardia, robustas y consistentes, construidas bajo el principio de regulación basada en riesgo, la cual considera estándares internacionales  -API, NORSOK, IEC, ISO-  y está alineada a la normatividad de Estados Unidos para aguas profundas, lo que refuerza la noción de regular al Golfo de México integralmente, como un solo ecosistema”, precisó.

En el diseño de estas normas, subrayó, se han considerado las opiniones de entidades del sector energético como la Secretaría de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos, también se tuvo retroalimentación de la Oficina de Seguridad y Cumplimiento Ambiental del Departamento del Interior de los Estados Unidos de América (BSEE), la Oficina de Gestión de Energía Oceánica (BOEM), así como del sector académico, organismos de la iniciativa privada nacionales e internacionales y una amplia consulta pública, obteniéndose en conjunto más de 500 comentarios, los cuales ayudaron a conformar el documento final.