¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Los funcionarios no pueden perseguir el delito cometiendo más ilícitos: CNDH

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González, refrendó el llamado a hacer cumplir la ley, predicando con el ejemplo.

Angélica Melín Domingo 30 De Octubre, 2016 · 20:15 pm
Los funcionarios no pueden perseguir el delito cometiendo más ilícitos: CNDH
Presidente de la CNDH, Luis Raúl González

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González, planteó que los funcionarios públicos están obligados a perseguir el delito, pero no pueden hacerlo cometiendo actos ilícitos. 

González Pérez también defendió la actuación de los organismos defensores de derechos humanos en los distintos estados del país, y señaló que los “ombudsperson” contribuyen a que las instancias a su cargo defiendan la legalidad, el Estado de derecho y que la actuación de los funcionarios públicos se apegue a la ley.  

De igual modo, la CNDH dio a conocer el inicio de la maestría interistitucional en derechos humanos, la cual se impartirá en la Universidad Autónoma de Baja California Sur.

En primera instancia, el ombudsman nacional refrendó el llamado a hacer cumplir la ley, predicando con el ejemplo. “Lo que no queremos es que se persiga el delito cometiendo conductas ilícitas. No se debe confundir a la sociedad con señalamientos falaces de que los defensores de derechos humanos defienden delincuentes, distrayendo e invisibilizando con ello, las violaciones de los derechos fundamentales”, enfatizó.

Durante el Congreso Nacional Ordinario y Asamblea General de la Federación Mexicana de Organismos Públicos de Derechos Humanos, que se llevó a cabo en La Paz, Baja California, en la que se abordaron temas como la autonomía normativa y presupuestal y la reparación integral a las víctimas, indicó que se han hecho llamados a las autoridades federales y estatales a comprometerse con el cumplimiento de las redomendacoines de la Comisión.

Se les ha solicitado a promover campañas informativas y públicas para reconocer y no estigmatizar el trabajo de los defensores de derechos humanos, así como para garantizar el ejercicio de sus funciones.

Señaló que entre otro retos, los “ombudsperson” deben lograr que su actividad sea reconocida por las autoridades; que éstos acepten las críticas de las comisiones a su cargo, y que a su vez les brinden garantías de protección. 

Expuso que se han hecho esfuerzos por parte de los gobernantes, pero esto no ha sido suficiente para garantizar la vigencia de los derechos humanos en el país y un trato digno a los defensores de derechos, cuyo desempeño es complementario al servicio público.

Asimismo, convocó a sus homólogos en todo el país a formar un frente común que fortalezca la actuación de las comisiones defensoras, a promover una cultura de denuncia de violaciones a derechos humanos y respeto a la dignidad de las personas.

Indicó que el país en su conjunto debe promover el ejercicio pleno de libertades y derechos, construir un “piso común” de satisfactores materiales y culturales que den paso a la cohesión e inclusón social, así como fortalecer el Estado de Derecho.

De igual modo, pidió no ser “fatalistas” ante la ola de inseguridad, violencia, desigualdad, discriminación e impunidad que se vive en algunas regiones del país. Lo adecuado, es tomar medidas “drásticas” en el marco del derecho, para garantizar la acción del Estado cuando sea necesario, pero sin violar los derechos de las personas.

Esto significa, apuntó, “sanear y remover” los elementos de descomposición, a fin de transitar a un clima de paz, seguridad y tranquilidad.

Agregó que entre las prioridades a tratar, están el tema de los desaparecidos, ausentes, extraviados y fallecidos no identificados.

Asimismo, solicitó a sus pares ejercer su labor con responsabilidad, autonomía, apego a la ley, transparencia, promover el combate a la impunidad, respetar las competencias de otras instituciones públicas, procurar llegar a la verdad en los casos que atiendan.

También deben ser independientes de los gobiernos, ajenos a los partidos políticos y a organizaciones políticas y sociales con las que pueden trabajar, pero no mezclar intereses.