¿Deseas recibir notificaciones?
Link Copiado
A A
Nacionales

Legisladores del PRI, PAN y MORENA critican sus respectivas reformas educativas

La panista Marcela Torres pidió ir más allá de los intereses particulares para llegar a un acuerdo, puesto que la norma requerirá de la votación de mayoría calificada para salir adelante.

Angélica Melín Campos 11/Feb/19 14:58
Legisladores del PRI, PAN y MORENA critican sus respectivas reformas educativas
Juan Carlos Romero Hicks, diputado del PAN, subrayó que el proyecto del Presidente es uno, pero en comisiones hay otros 16 documentos por analizar y dictaminar.

En la Cámara de Diputados durante esta semana continúan las audiencias públicas sobre la contrarreforma educativa presentada por el Presidente de la República.

En la cuarta ronda de diálogo, legisladores federales y locales; así como senadores de la República presentaron argumentos, en general a favor de modificar el marco legal, pero también señalaron elementos por corregir y ajustar en el proyecto del Ejecutivo.

En ese marco, legisladores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), del Partido Acción Nacional (PAN) y del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) criticaron sus respectivas reformas educativas.

La senadora priista y presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología en la colegisladora, Beatriz Paredes; así como el coordinador del PAN en San Lázaro, Juan Carlos Romero, advirtieron sobre riesgos de regresión e “involución” que presenta la propuesta presidencial.

Se refirieron a la eliminación de la autonomía universitaria, al poner en duda que se haya tratado de un error; así como a la entrega de nueva cuenta la rectoría de la educación, a grupos sindicales de poder.

“Uno no encuentra un error, sino la manifestación de una posible tendencia. Contrasta el anuncio de la creación de 100 universidades más, decisión que saludamos positivamente, pero no es conveniente decidir con doble rasero, restricciones y debilitamiento para las universidades ya establecidas y disposición y recursos solo para las nuevas propuestas. Rechazo categóricamente cualquier política subrepticia para debilitar a nuestras grandes universidades e institutos politécnicos”, recalcó la senadora Paredes Rangel.

El diputado Romero Hicks subrayó que el proyecto del Presidente es uno, pero en comisiones hay otros 16 documentos por analizar y dictaminar.

“Pero tenemos que huir de la tentación de la visión única, dogmática, centralista o reduccionista, porque nadie ese el dueño de la verdad. Se requiere incorporar nuevas propuestas y escuchar con mucha atención. Advertencia para todos, humildad necesaria, no debe ser una simulación para lavar la cara o justificar decisiones adelantadas, y esto se tiene que reflejar en el producto del dictamen, dentro de una semana, porque tenemos 17 iniciativas”, remarcó el líder del albiazul en San Lázaro.

“Corremos muchos riesgos, uno de ellos es perder la rectoría del estado, eso sería intransitable. No podemos permitir regresar a estructuras clientelares, corruptas y corruptoras, de algunas prácticas aisladas sindicales, en donde el ocupante de una plaza se sentía el dueño por lo tanto la podía heredar, vender, prestar o regalar. Esto sería una regresión autoritaria y no sería una reforma educativa, sino una involución educativa”, dijo.

En respuesta, la vicepresidenta de San Lázaro, Dolores Padierna, señaló que la oposición impulsó el sexenio pasado una reforma que se aprobó “en microondas” y a “mata caballo”, en solo 10 días y sin escuchar ninguna voz; la iniciativa a discusión sí es perfectible, pero abre la puerta a un cambio de fondo en la educación en México.

“Que la reforma educativa fue en 10 días, así en microondas, no consultaron a nadie y como no consultaron, la CNTE si nos llevó su propuesta a quienes la quisimos recibir, era una propuesta muy integral e inteligente. En 10 días, es así, fue como a matacaballo”, reviró Padierna Luna, a los señalamientos del diputado Romero Hicks.

La legisladora también defendió el planteamiento del eliminar al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), ya que ese organismo nunca se encargó de realizar las evaluaciones.

“Se crea el Centro de Revalorización del Magisterio, con ese nombre, para dejar muy claro que no habrá evaluación punitiva. Se eliminará el Servicio Profesional Docente y Instituto Nacional de Evaluación Educativa porque el Instituto Nacional de Evaluación Educativa aplicó una evaluación estandarizada y no de diagnóstico porque no hacía la evaluación educativa ese instituto, sino que se contrataba a un conjunto de maestros externos”, añadió la vicepresidenta de San Lázaro.

Antes, la diputada de MORENA, Zaira Ochoa, indicó que el texto mantiene algunos elementos de “lenguaje empresarial” y mantiene el concepto de la evaluación pero con otro nombre.

La panista Marcela Torres pidió ir más allá de los intereses particulares para llegar a un acuerdo, puesto que la norma requerirá de la votación de mayoría calificada para salir adelante.

La también integrante de la bancada de MORENA, María de los Ángeles Huerta, se pronunció a favor de que los intereses específicos de grupo no sean lo principal en la reforma. “Dejar de ser rehenes de intereses” es el mandato del Primer Mandatario, dijo.