¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Jaime Bonilla no atiende a prensa y realiza ataques: Periodistas en BC

Los periodistas dieron a conocer que a partir de la pandemia del coronavirus el gobernador del estado evita aún más a los medios de comunicación.

Redacción Viernes 17 De Julio, 2020 · 10:08 am
Jaime Bonilla no atiende a prensa y realiza ataques: Periodistas en BC
Jaime Bonilla
Escucha la nota:

Periodistas de Baja California dirigieron una carta a la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Rosario Piedra Ibarra,  en la que señalan que el gobernador del estado, no atiende a las conferencias, no da respuesta y además realiza ataques en contra de esta.

“Periodistas de Baja California emitimos este comunicado ante los constantes ataques de Jaime Bonilla hacia la prensa y el bloque informativo que ha propiciado”, escribió en su cuenta de twitter el periodista Manuel Ayala.

Información relacionada: Ley Bonilla fue un “fraude post-electoral”: Zaldívar

En el comunicado se lee lo siguiente:

P R E S E N T E S .

Desde el inicio de la gestión de Jaime Bonilla Valdez como Gobernador de Baja Calfornia, pero sobre todo a partir del inició la pandemia de SARS-CoV-2, la mayoría de los periodistas y medios de comunicación de Baja California en el Estado están lidiando con la cancelación oficial de la respuesta obligada a las consultas de Transparencia, con la suspensión unilateral de la publicación de información obligatoria, y con un sistema informativo unidireccional y selectivo que limita la rendición de cuentas, que no permite retroalimentación, preguntas, ni contrarréplica con las autoridades estatales.

El Gobernador de Baja California, Jaime Bonilla Valdez determinó que toda la información relevante, planes, programas y acciones de gobierno, incluido el manejo epidemiológico de la pandemia, sea a través de transmisiones en vivo en su página de Facebook, en la que responde comentarios “del público”,  y es la autoridad la que elige los temas y las preguntas que atiende, lo que resulta en bloqueos informativos que violentan el derecho de acceso a la información de los reporteros, los medios de comunicación y por ende, de la ciudadanía.

Desde esta misma vía de comunicación unilateral, el ingeniero Jaime Bonilla ha utilizado su cargo como Gobernador para agredir y estigmatizar a algunos medios de comunicación que investigan, y al contrastar información de otras autoridades de gobierno, difieren de su versión oficial.

 

Jaime Bonilla, gobernador de Baja California / Especial

 

Los ataques directos han sido contra el Semanario ZETA, su directora y reporteros, así como a la corresponsal del Diario Reforma, Aline Corpus y La Voz de la Frontera, pero los bloqueos informativos se han extendido a un alto porcentaje de medios de comunicación en el estado. Con el pretexto del COVID-19, los funcionarios de segundo y tercer nivel rechazan responder entrevistas, inclusos por vías electrónicas como Zoom, y piden que se les remitan cuestionarios para responder por escrito, lo que hacen con datos selectivos e incompletos.

Los llamados constantes del Mandatario, desde una posición de poder, privilegiada, a no leer periódicos, a no creer en determinados medios de comunicación fomentan entre los funcionarios locales y la población un clima de violencia contra los periodistas que tiene el riesgo de escalar.

El periodismo libre de denuncia es imprescindible para la democracia, para los equilibrios de poder y evitar la instalación de regímenes autoritarios y abusivos, por lo anterior pedimos la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, así como a los Mecanismos de Protección a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos nacional y estatal  para que revise el actuar del Gobernador de Baja California y sus instituciones, sobre todo, en su relación con los medios de comunicación, pues ha confundido su derecho a ejercer la libre expresión de las ideas, con el abuso de poder cuando utiliza espacios oficiales, con recursos públicos, para -sin pruebas- denostar trabajos periodísticos que no convienen a su Gobierno.