¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Intento de reforma sobre suspensión de garantías fracasa; diputada de Morena desiste

La iniciativa de la diputada Lorenia Valles, señalaba que ante amenazas naturales o provocadas por la acción del humano, deberían existir mecanismos legales.

Angélica Melín Viernes 24 De Abril, 2020 · 19:00 pm
Intento de reforma sobre suspensión de garantías fracasa; diputada de Morena desiste
El legislador no indicó la fecha, formato, hora ni programa de la primera ni de las siguientes fases del parlamento abierto referido.
Escucha la nota:

En la Cámara de Diputados, desde la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se hizo el intento de reformar el artículo 29 constitucional, en materia de suspensión de garantías.

La polémica propuesta de la diputada morenista Lorenia Valles, incluía cambios al artículo 65 de la Carta Magna, relativo a las sesiones del Congreso y en qué condiciones deben llevarse a cabo.

*Información relacionada: SSa de Chihuahua confirma primer caso de coronavirus en la entidad

Lo anterior, con el fin de crear un “Pleno de Urgencia y Obvia Resolución” que, sin la presencia de todos los congresistas, en San Lázaro o el Senado, pudiera aprobar reformas constitucionales.

La congresista reconoció que los términos en que se presentó el proyecto, no fueron los adecuados para cumplir el propósito de dar al Legislativo, mecanismos para actuar ante emergencias y amenazas “en un futuro”, no necesariamente en la actual contingencia por coronavirus.

En redes sociales, la diputada Valles Sampedro informó del retiro del documento publicado en la Gaceta Parlamentaria de San Lázaro.

Aseveró que su única intención fue ayudar a que el Congreso contara con un mecanismo “excepcional y transitorio” para resolver asuntos que también fueran urgentes para el país.

“Previendo que en un futuro, el Poder Legislativo contara con mecanismos para enfrentar sucesos como el que actualmente estamos viviendo por la pandemia derivada del coronavirus”, justificó.

Dijo que gracias a la comunicación permanente con ciudadanos, diputados, expertos y académicos, los cuales revisaron su planteamiento, decidió retirarlo “ya que efectivamente su redacción no resulta viable para alcanzar la finalidad del espíritu con el que fue concebida”.

Se declaró abierta a la crítica constructiva sobre su trabajo y dispuesta a anteponer el interés general y el bien común.

La iniciativa de la diputada Lorenia Valles, señalaba que ante amenazas naturales o provocadas por la acción del humano, deberían existir mecanismos legales para que un grupo reducido de legisladores pudiera avalar reformas constitucionales.

Establecía que ante situaciones similares a la actual pandemia por coronavirus, que impiden a Congreso reunirse físicamente para sesionar, sería necesario contar con mecanismos para convocar a sesión, sin la necesidad de que todos los integrantes de las cámaras estuvieran presentes.

Para ello, proponía crear un mecanismo transitorio llamado “Pleno de Urgencia y Obvia Resolución”, el cual podría ser convocado por las juntas de Coordinación Política de ambas cámaras, es decir, los coordinadores parlamentarios en San Lázaro y en el Senado de la Republica.

Las legislaturas de los estados, pretendía, deberían contar con disposiciones similares, para convocar a sus propios “Plenos de Urgencia” y poder abordar reformas constitucionales.

En el caso de los cambios al artículo 65 constitucional, insistió, consistían en que, frente a amenazas naturales o provocadas por el hombre, las cuales impidieran al Congreso o alguna de sus cámaras reunirse, y se requirieran cambios constitucionales, las Juntas de Coordinación de ambos recintos, podrían reunirse para convocar al llamado “Pleno de Urgencia”.

La reunión de ese “Pleno” sería extraordinaria y duraría el tiempo necesario para aprobar modificaciones constitucionales.

Agregaba que lo aprobado en esas condiciones extraordinarias, entraría en vigor al día siguiente a su publicación en el Diario Oficial de la Federación (DOF), y estaría vigente hasta que pasara la emergencia.

En la argumentación, la iniciativa retirada señalaba que entre las amenazas naturales se encuentra las sanitarias y ecológicas; del espacio exterior, incluyendo estrellas, asteroides, cometas, meteoros y basura espacial; fenómenos geológicos; amenazas hidrometeorológicas; químicas y tecnológicas; y amenazas “socio organizativas”, por errores humanos o acciones premeditadas en el marco de concentraciones públicas.

Refería al artículo 29 constitucional cuyo texto vigente dice que, casos de invasión, perturbación grave de la paz o cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto, el Presidente, con la aprobación del Congreso o su Comisión Permanente, podrán “restringir o suspender en todo el país o en un lugar determinado el ejercicio de los derechos y las garantías que fuesen obstáculo para hacer frente rápida y fácilmente a la situación”.