¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Guardia va contra derechos humanos; preocupa más poder a Fuerzas Armadas: Concha

El padre Miguel Concha recalcó la importancia de que en todo momento, los posibles cometidos por los elementos de la Guardia y Fuerzas Armadas, sean juzgados en el ámbito civil.

Angélica Melín Sábado 12 De Enero, 2019 · 17:51 pm
Guardia va contra derechos humanos; preocupa más poder a Fuerzas Armadas: Concha
El padre Miguel Concha, advirtió que es más fácil militarizar, que civilizar a los militares.

La propuesta de crear la Guardia Nacional, planteada por el Ejecutivo Federal a través de su mayoría en el Congreso de la Unión, es contraria a derechos humanos, alertó el padre Miguel Concha, de la comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.

Al participar en las audiencias públicas organizadas en la Cámara de Diputados, advirtió que es más fácil militarizar, que civilizar a los militares.

Otorgar más facultades y protagonismo a las Fuerzas Armadas, equivale a reconocer la incapacidad de las autoridades civiles para brindar seguridad a la población, advirtió.

Al plantear preocupaciones y exigencias sobre la propuesta del Presidente de la República, Concha subrayó que por ningún motivo, los militares deben ser facultados a investigar y procurar justicia, por lo que es preciso modificar el dictamen por discutir en un periodo extraordinario de sesiones.

“El modelo de Guardia Nacional que se presenta, es contrario a los principios de un Estado democrático de derecho. La gran atribución de facultades y el protagonismo concedido a las Fuerzas Armadas en esa iniciativa se traduce en un reconocimiento inaceptable de la incapacidad de las autoridades civiles para hacerle frente a los retos de inseguridad”, expresó.

Aunque se “saluda” el anuncio de las autoridades federales respecto a que el mando de la Guardia será civil, y que la Secretaría de Seguridad Pública estará a cargo, Concha Malo remarcó que persisten las preocupaciones.

“Saludamos la información en el sentido de que la Guardia Nacional ya no estaría adscrita a la Secretaría de la Defensa Nacional, así como la información que reconoce que su mando operativo sea civil. Pero nos sigue preocupando que se proponga reformar para otorgarles a las Fuerzas Armadas facultades de seguridad, administración y procuración de justicia”, dijo.

El padre Concha instó a los congresistas a no dejar a un lado a las víctimas.

Remarcó que el uso de las Fuerzas Armadas contraviene observaciones, recomendaciones y sentencias de organismos de derechos humanos contra México.

Se pronunció a favor de programar el retiro paulatino y progresivo de las Fuerzas Armadas, lo que debería ocurrir en un plazo no mayor a tres años.

Advirtió que la implementación del nuevo cuerpo policiaco es contraria a la garantía de no repetición de la violencia y violaciones a derechos humanos; es contradictoria y “revictimizante”; aunado a que es regresiva, porque contraviene obligaciones internacionales en derechos humanos.

Al argumentar que toda intervención en tareas de seguridad debe ser justificada, excepcional y temporal, hizo énfasis en la petición de que la Guardia no tenga facultades de administración y procuración de justicia ni de investigación.

Pidió que la aplicación de la fuerza se haga conforme a los principios de proporcionalidad; que la Guardia esté sujeta a fiscalización; y se conforme a partir de corporaciones civiles, aunque cuente con la colaboración de las Fuerzas Armadas, lo que deberá ocurrir de manera excepcional, no general.

Exigió que no se deje de lado la urgencia de capacitar y profesionalizar a las corporaciones civiles de seguridad pública en todo nivel; y poner especial énfasis en salvaguardar los derechos humanos con perspectiva de género.

Se deben fortalecer los cuerpos policíacos estatales y municipales, para que sean capaces de prevenir, investigar y detener a presuntos culpables bajo dirección del Ministerio Público y con estricto apego a derecho, dijo.

La procuración de justicia debe llevarse a cabo en las instituciones civiles, sin permitir la injerencia de militares, como ya lo establece la Constitución, remarcó.

Subrayó la necesidad de programar el retiro paulatino de los militares a sus cuarteles, porque, insistió, no se debe apelar a la militarización de la seguridad.

Recalcó la importancia de que en todo momento, los posibles delitos cometidos por los elementos de la Guardia y las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública, sean juzgados en el ámbito civil.

Por ningún motivo se debe admitir que detenidos sean remitidos a instalaciones militares; y exhortó a los congresistas a que modifiquen de manera adecuada el artículo 73 constitucional, para facultar al Legislativo a emitir una Ley General sobre el Uso de la Fuerza bajo principios de derechos humanos, así como crear el Registro Nacional de Detenciones.