¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Greenpeace pide a Cofepris prohibir plaguicidas altamente peligrosos

Activistas de la organización ecologista repartieron cerca de 30 mil abejas muertas, como un llamado de alerta sobre los impactos del uso de plaguicidas altamente peligrosos.

Rocío Méndez Miércoles 12 De Julio, 2017 · 11:28 am
Greenpeace pide a Cofepris prohibir plaguicidas altamente peligrosos
Foto: TW / @greenpeacemx

Activistas de Greenpeace realizaron este miércoles una protesta a la entrada de la Comisión Federal para la Protección contra los Riesgos Sanitarios (Cofepris) para pedir a la dependencia que prohíba la autorización de plaguicidas.

En su manifestación, los activistas colocaron una enorme abeja de papel maché, de casi dos metros de largo, representando un ejemplar sin vida.

Asimismo, repartieron cerca de 30 mil abejas muertas, como un llamado de alerta sobre los impactos del uso de plaguicidas altamente peligrosos en nuestro país debido a la falta de regulación.

La agrupación ambientalista demandó a la Cofepris que genere una definición de plaguicidas altamente peligrosos en nuestra legislación nacional y políticas para su regulación y progresiva prohibición.

“El colapso de las abejas a nivel mundial es solo un ejemplo de los múltiples impactos que están teniendo los plaguicidas en los ecosistemas, las abejas son clave para la conservación de la biodiversidad, la polinización de cultivos para la alimentación, y fuente de trabajo para muchos apicultores”, señaló la organización ecologista al demandar investigación y soluciones a los efectos de los plaguicidas.

 

“Es imperante que el gobierno mexicano impulse un cambio de política que permita la implementación de alternativas agroecológicas para el control de plagas”, indicó María Colín asesora legal de Greenpeace México.

Asimismo, demandó la cancelación y/o revocación progresiva de permisos y autorizaciones otorgados para venta, importación y exportación de plaguicidas altamente peligrosos.

Finalmente, exigió la aplicación de una normatividad que establezca límites máximos permisibles de residuos de plaguicidas en nuestros alimentos.