¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Fuerzas Especiales de México preparan a periodistas para eventos violentos

En los últimos seis años alrededor de 60.000 personas han muerto en enfrentamientos entre narcotraficantes y los operativos para detenerlos, muchas de ellas menores de edad y personas ajenas al crimen organizado.

AFP Viernes 26 De Octubre, 2012 · 11:53 am
Fuerzas Especiales de México preparan a periodistas para eventos violentos
Fuerzas Especiales de México preparan a periodistas para eventos violentos

Un oficial del ejército mexicano instruye a los periodistas que hacen coberturas en zonas difíciles de un país asediado por la violencia del narcotráfico: “¡Cuidado!, un movimiento en falso puede costarles la vida”, dice.

Los mandos del Cuerpo de Fuerzas Especiales del Ejército expusieron esta semana ante fotógrafos y reporteros un protocolo mínimo de seguridad para sobrevivir en escenarios de violencia como una hipotética balacera entre oficiales y sicarios, como las que se registran casi a diario en México.

“El curso fue interesante porque a veces llegamos a los operativos o enfrentamientos y para protegernos solo actuamos por instinto y, ahora me doy cuenta, muchas veces de forma equivocada”, comentó a la AFP Karla Tejada, fotógrafa del diario Excélsior.

Tejada comenzó a trabajar como reportera gráfica en 1997 en el puerto de Acapulco (sur), uno de los más afectados por la violencia, y hace poco decidió mudarse a Ciudad de México ante las amenazas de narcotraficantes contra los trabajadores del medio para el que trabajaba.

Los militares “nos enseñaron cuáles son los puntos más seguros para resguardarnos en una balacera, por ejemplo, si estás cerca de un auto lo mejor es ubicarse a lado de las llantas, o debajo del auto, nunca detrás de éste”, añade la fotógrafa de 33 años.

Simulando ser un periodista que cubre junto a un militar un enfrentamiento con sicarios, un mando de las Fuerzas Especiales -que prefirió guardar el anonimato- explicó a los comunicadores que deberían permanecer detrás del militar y documentar la escena observando por encima del hombro del uniformado.

“De lo contrario entorpecerán la reacción del militar y puede costarles a ambos la vida”, insistía.

La veintena de periodistas también recibió preparación para disparar con un rifle electrónico en una sala de entrenamiento virtual en la base de Temamatla, estado de México (centro).

Los militares recomendaron a los periodistas hacerse unas preguntas básicas antes de arriesgar sus vidas, como “¿Vale la pena esta cobertura?, ¿podría sucederme algo?”, y sobre todo poner distancia ante el conflicto para evitar decisiones tomadas de forma emocional.

Simulacros de liberación de rehenes, de balaceras y primeros auxilios también formaron parte del breve curso.

El Ejército mexicano ha desarrollado estos cursos rápidos desde hace seis meses con la intención de que la prensa entienda mejor la dinámica de la ofensiva antidroga y las medidas de seguridad que deben tomar para las coberturas en el terreno.

La lucha antidroga desplegada por el presidente Felipe Calderón en diciembre de 2006 tiene una alta participación militar y ha sido criticada reiteradamente por organizaciones de derechos humanos mexicanas e internacionales, que sostienen que los oficiales no están preparados para las actividades de seguridad pública que corresponden a las policías.

En los últimos seis años alrededor de 60.000 personas han muerto en enfrentamientos entre narcotraficantes y los operativos para detenerlos, muchas de ellas menores de edad y personas ajenas al crimen organizado.

En el entrenamiento en Temamatla, los mandos sostuvieron que durante las operaciones de alto impacto siempre se respetan los derechos humanos de los civiles, aunque sean detenidos cometiendo algún ilícito.

De acuerdo con organizaciones de libertad de prensa, México es uno de los países más peligrosos para el ejercicio periodístico. Según cifras de la estatal Comisión Nacional de Derechos Humanos desde 2000 han sido asesinados 82 periodistas y 15 comunicadores han desaparecido.