¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Este 1 de mayo es un “viernes negro” para México, lamenta oposición en San Lázaro

Los perredistas en San Lázaro se pronunciaron a favor de que la autoridad federal implemente un plan real de contención de la crisis y reactivación económica.

Angélica Melín Viernes 1 De Mayo, 2020 · 16:43 pm
Este 1 de mayo es un “viernes negro” para México, lamenta oposición en San Lázaro
Los diputados dijeron que es necesario hacer un llamado a la población para que entienda la importancia del trabajo de médicos- Especial
Escucha la nota:

En la Cámara de Diputados, legisladores y legisladoras de oposición coincidieron en manifestar que no hay motivo de celebración este 1 de mayo, Día del Trabajo.

La diputada panista Ángeles Ayala, señaló que un ejemplo claro del maltrato, discriminación y agresiones a trabajadores en el país, es lo que ocurre al personal del sector salud, que está arriesgando su vida al atender a pacientes con coronavirus.

Enfermeras, médicos, especialistas, técnicos, camilleros, administrativos y personal de intendencia están recibiendo ataques físicos e incluso trato indigno de las autoridades, que han cumplido sus obligaciones de proveer equipos de protección necesarios para atender los casos de COVID-19, recalcó

Información relacionada: Opositores piden a AMLO retirar reforma de Ley de Presupuesto

El también legislador del Partido Acción Nacional (PAN), Iván Rodríguez, afirmó que este día es un “viernes negro”, en el que se recordará que el Ejecutivo Federal ha dejado perder más de un millón de empleos y en lugar de respaldar a los sectores productivos y preservar las fuentes de empleo, se ha lanzado contra grupos empresariales.

En primera instancia, la diputada Ayala Díaz indicó que por ello, se han hecho reiterados llamados a las autoridades de los tres órdenes de gobierno, a poner freno a la violación de los derechos de médicos, enfermeras y todo el personal del sector salud; así como a proporcionarle el equipo de trabajo necesario.

Lamentó que ante esos hechos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) no haya tomado cartas en el asunto.

Aprovechó para criticar acciones de gobierno que, con el pretexto de cumplir medidas sanitarias para prevenir contagios por COVID-19, están rayando en la violación a derechos humanos y el autoritarismo.

En tanto, la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) calificó este 1 de mayo como uno de los más difíciles en la historia reciente del país, debido a la crisis económica por los precios del petróleo, la falta de crecimiento, la incapacidad de crear empleos y los efectos de la pandemia por coronavirus.

Se declararon dispuestos a refrendar el compromiso con los trabajadores y trabajadoras, tras recalcar que el país está sumido una severa recesión, que se ha agravado por la “errática” conducción del Gobierno Federal ante la pandemia de coronavirus.

Acusaron al Gobierno Federal de haber desmantelado al sector público con la aplicación de medidas de austeridad mal entendidas, y de ser omiso ante las dificultades que enfrentan las micro, pequeñas y medianas empresas en el país.

Reiteraron que el efecto negativo del coronavirus ha complicado aún más la situación, al paralizar la economía, provocar la pérdida de más de 350 mil empleos, y poner en evidencia las graves carencias del sector salud.

Ello, aunado a que la reforma laboral impulsada en el marco del Tratado Comercial México-Estados Unidos-Canadá, también está paralizada.

Por lo anterior, los perredistas en San Lázaro se pronunciaron a favor de que la autoridad federal implemente un plan real de contención de la crisis y reactivación económica, de apoyo a los sectores productivos y reforzamiento de la capacidad del sector salud.

Debe desistir de acciones violatorias de derechos laborales, como pedir a los empleados del sector público renuncien a parte de su salario y su aguinaldo para este 2020, con el pretexto de destinar recursos a la atención del coronavirus.

De paso, demandaron la cancelación de políticas públicas clientelares y de los proyectos de infraestructura del Gobierno Federal, a los que catalogaron como insostenibles.