Link Copiado
Nacionales

Voto de priístas y sin partido hacen mayoría para aprobar revocación y consulta (VIDEO)

Angélica Melín Campos 14/Mar/19 18:45
Voto de priístas y sin partido hacen mayoría para aprobar revocación y consulta (VIDEO)
Con el muñequito de AMLO en lo alto de la Tribuna, MORENA defiende reserva al dictamen de revocación de mandato

Con 328 votos a favor, 153 en contra y 2 abstenciones, se aprobó en lo general y particular la revocación de mandato.

En la Cámara de Diputados, con una votación general de mayoría calificada de 329 votos a favor, que apenas superó el mínimo requerido por seis votos; 153 en contra de la oposición y dos abstenciones de diputados del Partido Encuentro Social (PES), se aprobó  la reforma constitucional en materia de consulta popular y revocación de mandato.

De inicio el presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz, anunció que la votación a favor había sido de 328; sin embargo, en la actualización de registros la cifra se ajustó a 329.

Los votos que le permitieron al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y aliados alcanzar la mayoría calificada, al filo del límite, fueron de tres priístas de Coahuila, Rubén Moreira, Martha Garay y Fernando de las Fuentes; así como siete diputados sin partido, antes perredistas, que sonrientes posaron para la foto con los pulgares hacia arriba, en señal de aprobación.

También llamó la atención la ausencia de los diputados y diputadas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) Isaías González Cuevas; Benito Medina; Luis Enrique Miranda, ex secretario de Desarrollo Social con Enrique Peña; Juan Ortiz Guarneros; María Luisa Noroña Quesada; y la vicepresidenta de la Mesa Directiva, Dulce María Sauri.

La mayoría festejó la votación aprobatoria en lo general, con estruendosos gritos de júbilo, aplausos y voces en coro al son de “¡Sí se pudo!” y “¡Es un honor estar con Obrador!”.

Después de nueve horas de debate, la votación particular, también por mayoría calificada, fue de 326 a favor y 127 en contra.

La reforma sobre consulta, que al final de la discusión tuvo una modificación, para bajar de 34 a 25 por ciento del listado nominal de electores, el número de votos para que una consulta sea vinculatoria, también establece que el uno por ciento de los ciudadanos inscrito en la lista nominal de electores, podrá solicitar una consulta.

También podrán hacerlo el Presidente y el 33 por ciento de los integrantes de cualquiera de las dos cámaras del Congreso.

Establece que no podrán ser sometidos a consulta las bases y tasa impositivos, el presupuesto de la Federación, los asuntos de derechos humanos, la materia electoral y los temas de Seguridad Nacional.

En el caso de la revocación de mandato, se determinó que participar será no solo un derecho, sino una “obligación” de los ciudadanos.

La consulta con fines de revocación podrá ser convocada por el Congreso, a petición del propio Primer Mandatario; el 33 por ciento de los integrantes de cualquiera de las cámaras el Congreso; así como el 3 por ciento de los inscritos en el listado nominal.

El ejercicio se llevará a cabo al tercer año del mandato, el día de la elección federal intermedia del 2021, cuando se renueva el Congreso de la Unión. 

La revocación será vinculante, obligatoria de cumplir por el Presidente, gobernadores y Jefa o Jefe de Gobierno en la Ciudad de México, si vota al menos el 44 por ciento de las personas inscritas en el listado nominal, y si la decisión a favor de la revocación es por mayoría absoluta.

Si los votantes avalan la revocación, el Presidente deberá dejar el cargo al día siguiente; será sustituido temporalmente por el o la titular de la Secretaría de Gobernación; y el Congreso tendrá hasta 60 días para nombrar a un Mandatario interino o sustituto.

En medio de un acalorado debate, aderezado por pancartas, mantas, consignas, las figuras del Presidente Francisco I. Madero y del muñequito del Presidente Andrés Manuel López Obrador, así como la frase “Sufragio efectivo, no reelección”, los congresistas intercambiaron lances y acusaciones.

“Revocación de mandato, prerrogativa ciudadana, no de gobernantes”, decían las pancartas y carteles del Movimiento Ciudadano (MC), “Revocación sí, consultas a modo no”; los carteles del PRD; “Sufragio efectivo, no reelección”, indicaban las del PRI, que mostraban al Presidente Francisco I. Madero, en un diseño muy similar a la imagen oficial del Gobierno de la República.

La oposición llegó al debate con la advertencia de que el Ejecutivo Federal usará como pretexto las consultas ciudadanas y la revocación de mandato, para aparecer en las boletas en las siguientes elecciones, impulsar a los candidatos de su partido e incluso, buscar la reelección.

“Insistir en que dicha revocación se realice en la elección intermedia de diputados federales, insistir en reconocer la atribución presidencial de solicitar su propia revocación sin considerar las estadísticas de medición de su desempeño gubernamental, y pretender que la revocación se haga antes de la mitad del periodo gubernamental, tiene las trazas de una trampa para garantizar que Andrés Manuel López Obrador aparezca en la boleta electoral del 2021”, alertó la diputada perredista Mónica Bautista.

“No es más que la clara intención de llevar al Presidente a la boleta electoral en la elección de diputados federales intermedia a su mandato. Esta decisión histórica se trata de poner ver de frente a los ciudadanos y decirles que no destruimos a la democracia. ¡Sufragio efectivo, no reelección!”, planteó la diputada priísta María Alemán.

Sentenciaron que en los términos planteados, las consultas populares a convocar serán simulación.

“Si tomamos las consultas ciudadanas en serio, deben tener controles institucionales, para no caer en consultas patito, yo diría consultas gansito, en que se hace una caricatura de lo que debe expresarse en la voluntad popular”, dijo la diputada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Frida Esparza.

“No queremos un presidente en campaña”, agregó el panista Marcos Aguilar.

La mayoría respondió que no se busca la reelección.

“Y no estamos hablando de reelección como lo quiere hacer creer el PRI y el PAN. Reelección quiere decir elegir a un oficial o funcionario de gobierno a un nuevo término, aquí no está sucediendo eso. Revocación quiere decir: procedimiento electoral mediante el cual los ciudadanos o electores pueden votar para cesar a un funcionario electo de su cargo público. Les recuerdo señores diputados, que si esto lo hubiéramos tenido antes, el propio Presidente Enrique Peña Nieto no hubiera llevado al país al despeñadero”, atajó la vicecoordinadora de la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Tatiana Clouthier.

También acusó a los opositores de temer que sus gobernantes deban dejar el cargo antes de tiempo, si son sometidos a revocación de mandato. “El pueblo pone y el pueblo quita”, refrendaron insistentemente.

“¿A qué le tienen miedo?, pero ustedes, legisladores de MORENA, esto es una simulación. Es que quieren que el Presidente López Obrador esté en la boleta de las elecciones del 2021, para que voten por ustedes, porque ustedes por sí mismos no llegan a esta Cámara de Diputados. Así que no me vengan ustedes a decir que esto no tiene un fin político-electoral”, sentenció la diputada de Movimiento Ciudadano (MC), Martha Tagle.

El priísta Héctor Yunes y el panista Ricardo Villareal, coincidieron con la diputada Tagle Martínez, en que los legisladores de la mayoría también están buscando impulsarse a sí misma, a partir del alto nivel de aceptación social del Primer Mandatario y a sabiendas de que por sí mismos, no obtendrían el voto ciudadano.

“No solamente llegaron a sus cargos sin tener los méritos necesarios, sino que quieren volver a hacerlo. Los invito, compañeros diputados, prepárense, capacítense, gobiernen bien, no como hasta ahora, y entonces vayan nuevamente a pedir que los vuelvan a apoyar y no que los cargue su papá López Obrador”, dijo el diputado Villareal.

“Miren, el compañero Presidente es su mero padre, de la oposición, la verdad, es así, aunque no les guste y aunque les pese y va a ser muy buen padre”, respondió sonriente el diputado petista Gerardo Fernández Noroña, al llamar a los opositores a que no se preocupen, porque seguirán en esa posición política durante décadas.