¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Demandan defensores el cese de la guerra contra las drogas

La Caravana, que salió el pasado día 28 en Honduras, y que llegará a Nueva York, el próximo día 18, en el marco de la sesión especial de las Naciones Unidas que analizará la política internacional contra las drogas.

Rocío Méndez Lunes 11 De Abril, 2016 · 15:51 pm
Demandan defensores el cese de la guerra contra las drogas
Foto ilustración
La población civil es la más afectada de la fallida guerra contra las drogas, apuntó la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) en voz de su titular, José Antonio Guevara, en los  “Diálogo por la Paz, la Vida y la Justicia”, sostenido por expertos y defensores humanitarios con las agrupaciones que desarrollan la Caravana desde Centroamérica para llegar hasta la Organización de las Naciones Unidas para hacer visibles los costos de la guerra contra las drogas.
 
Militarización de la seguridad pública y la política de drogas, con soldados “fungiendo como verdugos en detenciones e incluso ejecuciones extrajudiciales”, apuntó Guevara.
 
Hay además un desplazamiento interno forzado de más de 200 mil personas, más de 28 mil desaparecidos ante la negligencia de las autoridades para hacer búsquedas efectivas o abierta complicidad u omisión.
 
También ha traído la tortura sistemática de fuerzas del estado en contra de quienes consideran están involucrados en la delincuencia organizada, para obtener información o confesiones. También se registran 170 homicidios violentos y el uso indiscriminado de la fragancia para un aumento de detenciones, un marco de creciente corrupción e impunidad.   
 
Es tiempo de terminar con esta guerra absurda, señaló Guevara al exhortar a colocar al las personas en el centro de las políticas de drogas.
 
Integrantes de la Caravana por la Paz, la Vida y la Justicia, en reunión con académicos, defensores y activistas, quienes expresaron un “ya basta” – la guerra contra las drogas.
 
La Caravana, que salió el pasado día 28 en Honduras, y que llegará a Nueva York, el próximo día 18, en el marco de la sesión especial de las Naciones Unidas que analizará la política internacional contra las drogas.
 
Laura Carlsen, directora del Programa de las Américas, destacó en el debate abierto en el Museo de la Ciudad de México, que como los caravaneros identifican que “no vamos a cambiar el curso de la historia ni afectaremos el resultado” de la sesión especial contra las drogas de la ONU; lo cierto, agregó, “es que vemos que la guerra no ha terminado en los países de la región. Hemos visitado los lugares que sufren los peores impactos de esta guerra nefasta, que ha dejado comunidades donde la muerte es vecina por la militarización donde se expulsan a grandes cantidades de migrantes expulsados por la violencia y el despojo”.
 
Reunidos en el foro Diálogos por Paz, la Vida y Justicia, los integrantes de la Caravana e investigadores críticos como el historiador y politólogo Adolfo Gilly, urgió a pensar para “salir de este infierno creado, porque una de las formas de esta guerra infernal, es obnubilar la comprensión ante la tragedia que están viviendo nuestros pueblos. No se comprenden las razones de la tragedia, es un sinsentido; está caravana que va a Nueva York es una nueva forma de solidaridad y que le permite decir al pueblo que la guerra contra las drogas es una mentira. Es conmovedor lo que están haciendo contra el terror, contra las desapariciones, contra la barbarie de Ayotzinapa, que saben perfectamente qué pasó, quién lo hizo, que no salgan con que no saben; contra la arbitrariedad y la locura autista del poder”, expresó.
 
Por su parte, Miguel Concha del Centro Fray Francisco de Vitoria crítico al régimen “que responde ante las agresiones contra los defensores de derechos humanos con la política del silencio”.
 
“Un régimen que, ante el reclamo de una política distinta frente al tema de las drogas, responde con la diplomacia del silencio. Esta caravana ha recorrido pueblos que reclaman el cese a la violencia y de esta guerra que no es otra cosa que una guerra contra el pueblo. La Caravana por la Paz, la Vida y la Justicia será vital para avanzar en cambios radicales de aquellos paradigmas”, concluyó el sacerdote.