¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Controlada pero no erradicada, la rabia en territorio nacional, alertan investigadores de la UNAM

En opinión de Cárdenas Lara, la relación perro-rabia ha sido una constante desde tiempos remotos, entonces, las medidas de control aplicadas no fueron eficaces, por lo que el peligro se mantuvo hasta alcanzar un punto crónico.

Rocío Méndez Jueves 26 De Diciembre, 2013 · 08:00 am
Controlada pero no erradicada, la rabia en territorio nacional, alertan investigadores de la UNAM

La rabia es una enfermedad transmisible que representa un riesgo para la salud pública y animal. Los especialistas la catalogan en urbana (que se mantiene en perros y gatos) y silvestre (que ocurre en especies animales no domésticas como coyotes, murciélagos hematófagos, zorrillos y mapaches, entre otras).

“Esta clasificación permite diferenciar el riesgo para los humanos, que se ven más expuestos a la del primer tipo, pues la cercanía con canes y felinos callejeros y domésticos favorece la transmisión; mientras la silvestre, que si bien representa un riesgo, no es tan próxima a las personas”, advirtió Jorge Cárdenas Lara, investigador de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM. 

Además, los perros que deambulan en la vía pública favorecen la posible transmisión entre ellos y, por tanto, para la gente. No obstante, la situación cambió, pues el Programa Nacional Antirrábico de la Secretaría de Salud (SS) logró el control de ese riesgo, señaló.

En opinión de Cárdenas Lara, la relación perro-rabia ha sido una constante desde tiempos remotos, entonces, las medidas de control aplicadas no fueron eficaces, por lo que el peligro se mantuvo hasta alcanzar un punto crónico.

“Al hacer referencia a los registros de vigilancia epidemiológica tanto de la SS como de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), podemos ubicar la magnitud de la situación desde una perspectiva histórica”.

Entre 1941 y 1969, en territorio nacional, se registraron mil 734 defunciones de humanos a causa de la rabia.

Por otra parte, de acuerdo con datos de la SS y la OPS, de 1970 a 1979, en América Latina, se reportaron dos mil 924 casos de rabia humana, de los cuales México contribuyó con 732; en la siguiente década (1980-1989) se presentaron mil 787, a los que el país aportó 699. Para la década de 1990 a 1999, los registros mexicanos indicaron 240, de un total de mil 567 contabilizados en la región.

Por lo que se refiere a la rabia canina, en la década de 1970 a 1979, se registraron 33 mil 330 casos y para 1979-1999, la suma disminuyó a 13 mil 487.

Tras confrontar las cifras, el epidemiólogo consideró que el riesgo persiste en el país en la medida en que no se ha erradicado, pero la situación es diferente. Aunque la rabia canina sigue presente y que entre 2007 y 2012, se presentaron 144 casos positivos, de 2006 a la fecha no hay registro de humanos en que la enfermedad haya sido transmitida por perros. Entre 2006 y 2012, se contabilizaron 20, pero la transmisión fue causada por especies silvestres.

 

“Si bien hay riesgo, el programa de control ofrece la certeza de que éste sea limitado por las acciones que ha tomado en materia de protección: vacunación canina anual (en 2012 cubrió 17.7 millones de perros), educación sanitaria, esterilización, reporte inmediato de personas mordidas y, en su caso, vacunación de las mismas”, enfatizó.

Por lo que se refiere a individuos agredidos por canes, comentó que el número es significativo, pues oscila entre 80 y 100 mil por año, lo que representa un problema de salud pública, independiente del riesgo de rabia.

Además, si sucede en la vía pública y no se conoce la condición de salud o protección del can, es necesario vacunar a las personas involucradas; en esa situación incurren cerca de 30 mil al año.

Finalmente, el investigador aclaró que es aventurado pensar en la posibilidad de erradicar la rabia, “pues existen múltiples reservorios entre las diferentes especies existentes”.

Mientras tanto, “el Programa Nacional de Control de Rabia Urbana de la SS, es una medida sanitaria exitosa y podría ser modelo para su aplicación en otros programas de salud animal”, concluyó.