¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Conagua debe pagar indemnizaciones por inundaciones: Tribunal Federal

La resolución del Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa con sede en el Distrito Federal señala que la Conagua está obligada a pagar por el daño provocado a las viviendas y patrimonio de los colonos de Valle Dorado en Tlalnepantla, Estado de México, que resultaron afectados durante la temporada de lluvias en septiembre de 2009.

 

Jueves 27 De Diciembre, 2012 · 17:28 pm
Conagua debe pagar indemnizaciones por inundaciones: Tribunal Federal
Conagua debe pagar indemnizaciones por inundaciones: Tribunal Federal

Un Tribunal Federal sentó un precedente al conceder un amparo a los habitantes del Estado de México para que exijan el pago de una indemnización en caso de que su domicilio o negocio se vea afectado por inundaciones provocadas por el mal funcionamiento del drenaje, desembolso que deberá cubrir todo lo afectado.

La resolución del Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa con sede en el Distrito Federal señala que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) está obligada a pagar por el daño provocado a las viviendas y patrimonio de los colonos de Valle Dorado en Tlalnepantla, Estado de México, que resultaron afectados durante la temporada de lluvias en septiembre de 2009.

Con apoyo de un peritaje realizado por expertos de la UNAM, el fallo de los magistrados señala que las causas generadoras de la inundación que afectó a Valle Dorado, no sólo se debieron a las intensas lluvias registradas en dicha ocasión, sino también al atraso de las obras hidráulicas que son responsabilidad de Conagua para prevenir inundaciones en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.

En la primera sentencia de este tipo, los magistrados Jean Claude TronPetit, José Patricio González Loyola Pérez y Jesús Antonio Nazar Sevilla, advirtieron que la Ley Federal de Responsabilidad Patrimonial del Estado contempla la procedencia de una indemnización cuando el daño se puede atribuir de manera parcial o total a las autoridades, destacando que hasta el momento dicha legislación ha tenido pocos resultados a favor de la ciudadanía.

En este sentido, el fallo protector a favor de los colonos establece que los daños ocasionados a su vivienda, no sólo fueron consecuencia de la fuerte lluvia que se presentó en esa temporada, sino de las “deficiencias en la prestación del servicio de drenaje, derivado de las omisiones en que ha incurrido la autoridad, que han consistido primordialmente en la falta de supervisión y mantenimiento en la obra hidráulica (Túnel Emisor Poniente)”.

Además, los magistrados consideraron que a la falta de mantenimiento, se debe agregar el retraso de las obras previstas en el Plan Maestro de Drenaje de la Zona Metropolitana, proyectadas para su realización de 1994 a 2010, a fin de evitar las inundaciones de la zona, cuestiones que influyeron en la ruptura de la infraestructura hidráulica”.

La sentencia se originó del amparo directo 518/2012 que promovieron los colonos de esa zona residencial de Tlanepantla en contra de la determinación de la Conagua, de no pagarles una indemnización.

El argumento de la Comisión Nacional de Agua es que las inundaciones fueron fortuitas, ya que se derivaron de la ruptura de la instalación hidráulica conocida como Túnel Emisor Poniente, obra que no pudo soportar la intensidad de la lluvia; por lo que este evento debía considerarse como un excluyente de responsabilidad.

Inconformes, los afectados interpusieron primero un juicio administrativo ante el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (TFJFA) que a través de una Sala Regional confirmó la negativa de la autoridad para el pago de la compensación.

En respuesta a esta nueva negativa, los colonos de Valle Dorado interpusieron un nuevo juicio de amparo ante el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa con sede en el Distrito Federal, cuyos magistrados establecieron que existe un vínculo o nexo causal entre las inundaciones ocurridas en septiembre del 2008 y la falta de una actuación adecuada por parte del Estado mexicano para evitar los daños ocasionados la zona afectada.

Tras considerar que existió una actividad irregular por parte del Estado, el Tribunal Colegiado ordenó al Tribunal de Justicia Fiscal modificar el sentido de su pronunciamiento y atender a los lineamientos fijados del amparo concedido a los afectados.