¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Con pleito PAN-MORENA, revienta sesión en San Lázaro, dejan a medias Ley Orgánica

La mayoría de MORENA defendió su derecho a reorganizar el aparato gubernamental; los panistas advirtieron que a México le espera la “dictadura Amlovariana”.

Angélica Melín Martes 13 De Noviembre, 2018 · 19:17 pm
Con pleito PAN-MORENA, revienta sesión en San Lázaro, dejan a medias Ley Orgánica
Bancadas del PAN, PRD y MC no votarán a favor de la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República.

La Cámara de Diputados aprobó solo en lo general, con 305 votos a favor, 97 en contra y 62 abstenciones, la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

En medio de una guerra de gritos y acusaciones que se concentraron entre los legisladores del Partido Acción Nacional (PAN) y del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), se presentaron los posicionamientos a favor y en contra.

La mayoría de MORENA defendió su derecho a reorganizar el aparato gubernamental; los panistas advirtieron que a México le espera la “dictadura Amlovariana”.

La confrontación subió a tal grado, que la sesión volvió a reventar, de nueva cuenta a causa del PAN.

Apenas terminó la votación general, los panistas subieron a la Tribuna, donde extendieron una gran manta color azul, con una foto del finado Presidente Hugo Chávez, con el rostro de Andrés Manuel López Obrador y la frase “No a la Dictadura Obradorista”.

Allí, los albiazules gritaban “Es un error tener a un dictador”.

Iracundos, algunos integrantes de MORENA se lanzaron al frente del Salón, para arrebatar la manta panista.

Así, como si se tratara de un tianguis, los legisladores se arrebataban y jaloneaban la manta de protesta con el rostro de López Obrador. Al final, los panistas lograron mantener la posesión del objeto que colocaron en uno de los costados de la parte frontal del Salón de Sesiones, de dónde pidió ser retirado.

Personal de Seguridad y Resguardo se acercaron al lugar para cumplir la instrucción del Presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz, pero de nueva cuenta retadores, los panistas defendieron su manta y se confrontaron, casi a empujones, para conservarla.

Los cánticos y gritos del albiazul al son de “Porfirio dictador”, “AMLO dictador”; tuvieron respuesta.

Desde las curules de MORENA comenzaron a escucharse “Las Mañanitas”, en honor al cumpleaños número 65 del político tabasqueño.

Claramente, los llamados al “amor y paz” y a no convertir el Pleno en un “campo de guerra”, hechos por el diputado Muñoz Ledo no surtieron efecto.

Por el contrario, la gritería arreció de un lado y otro. Ante el caso omiso a guardar la compostura y seguir con los trabajos parlamentarios, visiblemente molesto, el presidente de la Cámara tomó la campanilla y levantó la sesión sin hacer citatorio para más tarde o bien, para otro día.

Los diputados dejaron a medio votar el dictamen a discusión, al igual que las 159 reservas con propuestas de cambio registradas previamente.

Para distender el conflicto, los coordinadores parlamentarios encabezados por el titular de MORENA, Mario Delgado, convocaron a reunión urgente, en la parte trasera de la Mesa Directiva, donde intentan poner fin a la confrontación.

Antes, al presentar el proyecto, la presidenta de la Comisión de Gobernación, Rocío Barrera, destacó que se atendieron las observaciones de todas las bancadas, a fin de establecer que los delegados estatales y que tendrán a su cargo la supervisión del funcionamiento de los programas sociales no estarán adscritos a la Oficina de Presidencia, sino a la Secretaria de Bienestar.

Explicó que la reforma contempla la creación de la Secretaría de Seguridad; así como la transformación de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) en la del Bienestar.

En el debate a favor y en contra, la oposición acusó que dicha reforma representa la centralización del poder en el titular del Ejecutivo Federal.

Panistas y perredistas advirtieron que el regalo de cumpleaños a López Obrador, será la inauguración de la “dictadura obradorista”.

Esto, con una reforma que centraliza el poder en sus manos y en algunos escasos colaboradores, como los futuros titulares de la Secretaría de Seguridad Pública, de Hacienda y de la Oficina de Presidencia de la República.