¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Comité 68 rendirá homenaje póstumo a Álvarez Garín en la marcha del 2 de octubre

La marcha conmemorativa del “2 de Octubre” partirá de la explanada de la Plaza de Tlatelolco a las 4 de la tarde y concluirá con un mitin en el Zócalo capitalino.

Rocío Méndez Martes 30 De Septiembre, 2014 · 22:13 pm
Comité 68 rendirá homenaje póstumo a Álvarez Garín en la marcha del 2 de octubre
Raúl Álvarez Garín, exlíder del Movimiento Estudiantil del 1968

Bajo el lema “Raúl Álvarez Garín no se olvida”, el Comité 68 convoca, en el marco del 46° aniversario del “Movimiento Estudiantil Popular de 1968” a la marcha conmemorativa de la “Matanza de Tlatelolco” que se realizará este jueves 2 de octubre del 2014.

Este 2014, a la memoria de los caídos el dos de octubre se suma el recuerdo al recientemente fallecido Raúl Álvarez Garín, por lo que se contará con la participación de la Banda de Tlayacapan, en “una marcha pacífica” en la que, la tradicional banda oaxaqueña de viento, dedicará sus canciones a los migrantes mexicanos, como aún definiera Álvarez Garín, junto con Felix Hernández Gamundi.

La marcha conmemorativa del “2 de Octubre” partirá de la explanada de la Plaza de Tlatelolco a las 4 de la tarde y concluirá con un mitin en el Zócalo capitalino. “Es importante reiterar el carácter pacífico y ordenado” que históricamente han tenido las movilizaciones organizadas por el Comité 68, aclaran los organizadores al insistir que sus demandas centrales y el sentido de sus protestas apuntan a las consecuencias de “una economía estancada, con altísimos niveles de desempleo, caída de los salarios reales y aumentos de la pobreza entre la población, ahora además se suman políticas de tratamiento violento a las protestas sociales, de ensañamiento contra los luchadores sociales y de acumulación de tensiones políticas por los más diversos rincones”, apunta el Comité 68.

En más de 40 años, las políticas de “extrema violencia” contra reclamos “legítimos” del pueblo, sólo desarticulan momentáneamente las luchas, pero ponen al país en una deriva de conflictividad extrema y de persistencia de graves violaciones a los derechos humanos; el Comité 68, lamenta “la ejecución extrajudicial de 22 ciudadanos indefensos a manos de miembros de las fuerzas armadas que tuvo verificativo en la región de Tlatlaya. Estos hechos “son constitutivos de un crimen de lesa humanidad”, cuya investigación, juzgamiento y castigo, debe impulsar el Estado Mexicano, ajustándose al modelo del proceso penal democrático previsto en el derecho internacional, ya que de lo contrario esta brutalidad podrá ser asumida formalmente por la Corte Penal Internacional en los términos del Estatuto de Roma.”

Por tratarse de un crimen de carácter internacional, le son aplicables los siguientes principios de observancia obligatoria para el Estado Mexicano: El castigo a los autores intelectuales y materiales de la ejecución extrajudicial no está sujeto a plazo alguno de prescripción. Los superiores jerárquicos tienen responsabilidad por cadena de mando. Los autores materiales no pueden cobijarse en la excluyente de responsabilidad de la obediencia debida. “La causa de la causa, y por tanto la causa de lo causado,” radica en la decisión adoptada por el pasado gobierno y mantenida por el actual, de destinar a los militares al desempeño de las funciones de seguridad pública que están reservadas exclusivamente a los civiles, política que es claramente violatoria del mandato expreso contenido en el artículo 129 constitucional, según el cual en tiempos de paz ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las estrictamente relacionadas con la disciplina castrense.

El Comité 68 demanda el regreso de los militares a los cuarteles y la inmediata revocación de las órdenes giradas por las Secretarías de la Defensa Nacional y de Marina a fin de que sus integrantes actúen a discreción en la lucha contra la delincuencia organizada. La militarización virtual de los cuerpos policíacos, equipados con armamento cada día más potente y destructivo, así como la utilización de grupos paramilitares en sus operaciones contra movimientos  sociales, como ha ocurrido recientemente contra los alumnos de la Normal de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero, que ha dejado una masacre con 6 muertos y 57 desaparecidos.

En el terreno de las reformas estructurales, el Comité 68 pide “un alto a las reformas escurrí rurales y la entrega de los recursos nacionales energéticos al extranjero” y un impulso a la defensa de la industria petrolera y eléctrica nacionalizada y el reconocimiento de la Consulta Popular. Así como el respeto al derecho de los pueblos yaquis a sus tierras y aguas y la libertad de su dirigente Mario Luna y otros yaquis detenidos.

Finalmente el Comité 68 demanda respeto a la educación pública, gratuita, laica y popular y la solución satisfactoria de las demandas de la comunidad estudiantil y académica del Instituto Politécnico Nacional; así como el cese a la violencia que vive la Universidad Autónoma de Guerrero y el castigo a los policías, así como la identificación inmediata de los cuerpos paramilitares asesinos de los estudiantes de Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero.”