¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

CAMe operará sensores que medirán concentraciones de contaminantes

Inicia operación de sensores remotos para detectar ingreso de vehículos contaminantes al Valle de México.

Rocío Méndez Miércoles 22 De Marzo, 2017 · 22:29 pm
CAMe operará sensores que medirán concentraciones de contaminantes
Foto: Ilustración

Por segundo año consecutivo operarán en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) sensores remotos que medirán las concentraciones de contaminantes de vehículos de carga a diésel y a gasolina.

La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe); el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) y el IMP operarán estos equipos sensores remotos para detectar ingreso de vehículos contaminantes al Valle de México durante la temporada de ozono (abril-junio) y supervisar que cumplan con la normatividad vigente.

Los sensores miden las concentraciones de monóxido de carbono, bióxido de carbono, hidrocarburos, óxidos de nitrógeno y partículas.

Aquellos que rebasen los límites que estable la Norma 167 de Verificación Vehicular serán retirados de la circulación por la Policía Federal y recibirán una sanción económica de 40 días de salario mínimo.  

Los operativos cubrirán todos los accesos carreteros al Valle de México y se realizarán de manera aleatoria entre marzo y junio.

Cabe señalar que además de los operativos federales en puntos de acceso al Valle de México, las autoridades de la Ciudad de México y Estado de México también realizarán operativos con sensores remotos en sus respectivas jurisdicciones para sancionar a vehículos que emitan emisiones por arriba de la norma, como transporte público de pasajeros, transporte de servicio, vehículos particulares o vehículos oficiales.

A través de esta tecnología, en el 2016 las autoridades de la Ciudad de México, del Estado de México y la Policía Federal sancionaron más de 49 mil vehículos por ser ostensiblemente contaminantes.

La técnica de medición del sensor remoto consiste en la emisión de un haz de luz infrarrojo a lo largo de un trayecto específico y a la altura del tubo de escape de los vehículos. Una serie de detectores miden la concentración de HC, CO, CO2; mientras que la medición del NOx se lleva a cabo utilizando una fuente de luz ultravioleta.

Estos sensores están perfectamente sincronizados con un equipo que registra las emisiones vehiculares y con una cámara de fotografía digital, que captura la parte trasera del vehículo para obtener las placas y datos técnicos.