¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Baja número de mexicanos en situación de pobreza: Coneval

La población en situación de pobreza representa el 43.6% del total del país.

Rocío Méndez Miércoles 30 De Agosto, 2017 · 13:52 pm
Baja número de mexicanos en situación de pobreza: Coneval
Foto: Rocío Méndez / MVSNoticias

Se reduce la pobreza 3.5 por ciento del 2014 al 2016; en pobreza extrema fue del 18.1 por ciento en el mismo periodo, señaló el titular del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Gonzalo Hernández Licona.

Al dar a conocer la evolución de la pobreza 2010-2016 a nivel nacional y para cada entidad federativa, se precisó que del 2010 al 2016 el porcentaje de  mexicanos en situación de pobreza fue menor; al pasar de un 46.1 por ciento en 2010 a 43.6 por ciento en el 2016.

Así, el número de personas en situación de pobreza en 2016 (53.4 millones) fue menor al reportado en 2014 (55.3 millones), aunque mayor que en 2012 (53.3 millones) y que en 2010 (52.8 millones).

El porcentaje de la población en situación de pobreza extrema en 2016 (7.6 por ciento) fue menor que en 2014 (9.5 por ciento), en 2012 (9.8 por ciento) y en 2010 (11.3 por ciento).

El número de personas en situación de pobreza  extrema en 2016 (9.4 millones) fue menor que en 2014 (11.4 millones), en 2012 (11.5 millones) y que en 2010 (13.0 millones).

En 27 entidades federativas el porcentaje de la población en situación de pobreza se redujo entre 2010 y 2016, así como entre 2014 y 2016

La reducción del porcentaje de población en situación de pobreza extrema entre 2010 y 2016 tuvo lugar en 31 entidades federativas; entre 2014 y 2016 esta reducción se observó en 29 entidades, especialmente entre los estados que mostraban los mayores niveles de población en pobreza extrema.

“A ese ritmo nos va a tomar mucho cumplir con las metas del milenio de la agenda 2030” consideró el Hernández Licona.

El titular del Coneval también señaló que la inflación fue importante para la reducción de la pobreza hasta el 2016, pero este indicador representa un “foco amarillo” con el aumento de inflación en el presente 2017 al 6.9 por ciento; esperemos que la inflación “no sea el factor que se coma los avances”, detalló.

“Requerimos un crecimiento económico más acelerado, 1.1 por ciento desde 1992 no es suficiente”, enfatizó Hernández Licona.

“México es un país desigual desde hace cientos de años y para bajar la desigualdad se necesitan más herramientas que solo bajar la pobreza” alertó el titular del Coneval ante la persistente “mala calidad” frente a un aumento de cobertura en diversos órdenes sociales, como se nota en las malas condiciones de vida del promedio de la mujer indígena rural frente a las condiciones que tienen los varones urbanos, señaló.

Una parte del respaldo a los pobres “debe ser asistencial, pero por otra parte se deben dar herramientas a la población para que salga de la pobreza por su propio pie”, comentó el titular del Coneval, al considerar que “aumentar un poco más el salario no traería aumento de inflación y daría un mensaje de mucha solidaridad”.

Con base en la información proporcionada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el porcentaje de la población en situación de pobreza en 2016 (43.6 por ciento) fue menor que el reportado en 2014 (46.2 por ciento), en 2012 (45.5 por ciento) y en 2010 (46.1 por ciento).

En el combate a la pobreza, destacó el Coneval, aún existen retos importantes: lograr un ritmo de crecimiento económico elevado y sostenido; propiciar el ejercicio pleno de los derechos sociales; abatir las desigualdades regionales y entre grupos de población; y reducir la inflación a niveles previos a los de 2017.

Entre 2010 y 2016, el organismo observa una mejora continua en los indicadores de carencias sociales a nivel nacional y en la mayoría de las entidades federativas.

El número de carencias promedio de la población en situación de pobreza, pasó de 2.6 a 2.2 entre 2010 y 2016. De igual forma, las carencias sociales promedio de la población en situación de pobreza extrema se redujeron de 3.8 a 3.5.

El rezago educativo se ha reducido desde 2010 (20.7 por ciento), 2012 (19.2 por ciento), 2014 (18.7 por ciento) y 2016 (17.4 por ciento).

La carencia por acceso a los servicios de salud ha disminuido también desde 2010, al pasar de 29.2 por ciento en 2010, a 21.5 por ciento en 2012, 18.2 por ciento en 2014 y a 15.5 por ciento en 2016.

La carencia por acceso a la seguridad social ha tenido un decremento en el periodo 2010-2016. En específico se reporta 60.7 por ciento en 2010, 61.2 por ciento en 2012, 58.5 por ciento en 2014 y ahora en 2016, 55.8 por ciento.

La carencia por calidad y espacios de la vivienda también ha tenido una reducción desde 2010 (15.2 por ciento), 2012 (13.6 por ciento), 2014 (12.3 por ciento) y 2016 (12.0 por ciento).

La carencia por acceso a los servicios básicos en la vivienda en 2016 fue menor (19.3 por ciento) respecto a los años previos: 2014 (21.2 por ciento), 2012 (21.2 por ciento) y 2010 (22.9  por ciento).

La carencia por acceso a la alimentación también ha tenido una reducción en el periodo 2010-2016, pasando de 24.8 por ciento en 2010, a 23.3 por ciento en 2012, a 23.4 por ciento en 2014, y a 20.1 por ciento en 2016.

Los resultados son “mixtos”, apuntó el titular del Coneval. Por un lado, una reducción de las carencias sociales en prácticamente todo el periodo 2010-2014, así como un incremento del ingreso real entre 2014 y 2016.

Estos datos se reflejan en una disminución constante de la pobreza extrema entre 2010 y 2016, aseguró.

Por otro lado, se observa que a pesar de la reducción de la pobreza entre 2014 y 2016 y de contar en 2016 con el porcentaje más bajo del periodo, el número de personas en pobreza creció entre 2010 y 2016.

Por lo anterior, aún existen retos en el combate a la pobreza: lograr un ritmo de crecimiento económico elevado y sostenido; propiciar el ejercicio pleno de los derechos sociales; abatir las desigualdades regionales y entre grupos de población; así como reducir la inflación a niveles previos a los de 2017, pues una inflación alta durante 2017 podría revertir el incremento del ingreso que se observó entre 2014 y 2016, concluyó.