¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Atención a damnificados, con fallas y desorden; hay faltantes por 66 mdp: ASF

La Auditoría Superior de la Federación detectó que la serie de errores e inconsistencias en la atención a los afectados, dejó a casi cuatro mil personas sin apoyo. 

Angélica Melín Viernes 2 De Noviembre, 2018 · 11:22 am
Atención a damnificados, con fallas y desorden; hay faltantes por 66 mdp: ASF
La Sedatu afirma que no hubo certeza de que los recursos hayan llegado a quienes realmente lo necesitaban.

Los damnificados por los sismos de los días 7 y 19 de septiembre de 2017, no accedieron de forma eficiente, oportuna y en algunos casos completa, a los recursos del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), distribuidos a través del Banco Nacional del Ahorro y Servicios Financieros, BANSEFI, determinó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En las auditorías aplicadas a la reconstrucción, el órgano fiscalizador encontró que la serie de errores, inconsistencias y deficiencias en la atención a los afectados, dejó a casi cuatro mil personas sin apoyo; y un faltante de 66 millones de pesos depositados en tarjetas que por anomalías, fueron desactivadas.

De acuerdo a los informes individuales de revisión a la Cuenta Pública 207, desde el inicio de la emergencia la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) identificó debilidades en la operación de BANSEFI, como su falta de capacidad para verificar el destino de los recursos y la deficiente integración de expedientes bancarios.

El órgano fiscalizador confirmó la ausencia de reglas para que BANSEFI dispersara el dinero del FONDEN; el deficiente manejo de la información sobre las personas y viviendas afectadas; errores en la elaboración de tarjetas y en la entrega de recursos; así como las duplicidades y falta de actualización en el censo y padrón de beneficiarios, a cargo de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).

El padrón de damnificados, que de inicio registró a 178 mil 578 personas, en el transcurso de las semanas registró cambios. La falta de actualización provocó que esos listados, al final fueron tres, se integraran con errores e información incompleta.

Las fallas de coordinación entre BANSEFI y SEDATU también originaron errores en el número de tarjetas y el monto de los recursos a entregar.

BANSEFI fabricó 341 mil 794 tarjetas, con un costo total de 10.4 millones de pesos.

El 30 por ciento de las tarjetas tenían chip y costaron 2 millones y medio de pesos; el 69 por ciento restante de las tarjetas, con banda magnética, costaron cerca de ocho millones de pesos.

BANSEFI recibió 500 solicitudes de aclaraciones por cargos no reconocidos a las tarjetas con chip, por un monto de 3.7 millones de pesos que fueron reintegrados a las cuentas de los beneficiarios.

BANSEFI y SEDATU firmaron 12 convenios de colaboración para dispersar los apoyos. En dos de esos convenios, la dependencia a cargo de la secretaria Rosario Robles no especificó los montos a entregar a los damnificados y tampoco si sufrieron daños parciales o totales en sus viviendas.

De modo que no fue posible identificar a qué tipo de beneficiario debían entregarse los recursos.

En noviembre de 2017, el banco recibió abonos por 6 mil 400 millones de pesos, de los cuáles, el 92 por ciento, cinco mil 917 millones de pesos, se distribuyeron el mes siguiente, a través de 238 mil 311 tarjetas.

De ese número de tarjetas, el 95 por ciento estaban vigentes; y 10 mil 824, el 4.5 por ciento, fueron canceladas.

Aún así, los plásticos cancelados recibieron abonos por 189 millones de pesos, de los cuales, el 35 por ciento, más de 66 millones de pesos no fueron reintegrados a las cuentas concentradoras.

A tres meses de los sismos, en diciembre de 2017, la autoridad no tenía claro el número total de damnificados.

Hubo hasta tres padrones distintos, uno con 178 mil 578 personas inscritas; otro con 171 mil 507 registros, y uno más con 178 mil 123 personas contempladas para la entrega de recursos.

Entre septiembre y octubre de 2018, las instancias compararon información y señalaron que un total de 170 mil 871 afectados habían recibido en suma, apoyos por ocho mil 900 millones de pesos.

De ese total, 166 mil 887, el 91 por ciento, recibió los apoyos completos; el 8.2 por ciento, 13 mil 726 personas recibieron sumas incompletas, y el 2.3 por ciento, tres mil 984 personas, no recibió nada.

Añadió que los errores identificados, permitieron evidenciar que el padrón y el censo levantados por SEDATU no fueron suficientemente eficientes ni confiables para programar y priorizar la entrega de los recursos; aunado a que no hubo garantía de que el dinero se entregara de manera oportuna e incluso completa.

Tampoco hubo certeza de que los recursos hayan llegado a quienes realmente lo necesitaban, porque las tarjetas de BANSEFI estaban activas y tenían recursos disponibles antes de llegar a los verdaderos damnificados, destacó la Auditoría.

La entrega de apoyos se llevó a cabo con desorden, falta de coordinación, falta de certeza, en algunos casos a destiempo, lo que dejó a cuatro mil personas sin ningún tipo de ayuda.

Todo ello derivó en los errores y tardanza registrados al hacer llegar la ayuda a las personas afectadas por los sismos del año pasado, agregó el organismo fiscalizador.