¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Antes de “aventarse” con el Tren Maya, se requieren estudios ambientales

La experta en biología, María del Carmen Carmona indicó que el Tren Maya no será un proyecto sencillo, y menos desde el punto de vista ambiental.

Angélica Melín Miércoles 20 De Febrero, 2019 · 12:29 pm
Antes de “aventarse” con el Tren Maya, se requieren estudios ambientales
Manuel Molano, especialista del IMCO, indicó que, según el trazo previo del Tren Maya, que aún no está definido de manera concreta, cruzará mil 525 kilómetros de vía, en zonas donde faltan vías en más de 900 kilómetros.

El proyecto del Tren Maya no debería avanzar sino hasta contar con los estudios de impacto ambiental necesarios; así como el diagnóstico sobre los efectos ambientales, económicos y sociales que tendrá en una región con al menos 49 zonas arqueológicas, decenas de áreas de conservación natural y con ecosistemas frágiles, señaló el especialista del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), Manuel Molano.

“Antes de aventarnos con una cosa de estas, hay que hacer los estudios de impacto ambiental (…) y por último, revisar el tema de los aforos. Este es el Tren Cholula-Puebla (…) que le hace falta gente”, apuntó el especialista.

En un foro temático organizado en la Cámara de Diputados, el también economista pidió tomar como ejemplo lo ocurrido con el Tren Interurbano México-Toluca.

Recordó que ese proyecto tiene un sobrecosto de 90 por ciento, debía estar listo en diciembre de 2017 y aún no concluye la obra que, se ha desarrollado con poca transparencia.

“El Tren Interurbano México-Toluca, dividieron el presupuesto en cuatro años, el costo original era de 38 mil millones de pesos para un recorrido de casi 58 kilómetros. Se estimaba un aforo de 230 mil pasajeros diarios y también se estimaba que generaría 17 mil 500 empleos directos y 35 mil indirectos. Para 2019 el costo total del Tren son 73 mil millones de pesos, es más del 90 por ciento de sobrecosto ahorita, y no hemos terminado”, alertó.

Refirió que de acuerdo a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y datos del 2014, los mega proyectos de infraestructura en México reportan problemas recurrentes, ya que en el 65 por ciento de los casos quedan incompletos, ocho por ciento presenta problemas ambientales y el ocho por ciento registra sobrecostos por pagos extemporáneos.

Al recordar que hacer obras en función de pronósticos imprecisos deriva en riesgos financieros y económicos, señaló que, si no se invierte en capital humano, conectividad con otros mercados, seguridad y desarrollo en las regiones que cruzará, no será redituable y su beneficio social se “evaporará”, como ya le ocurrió al Tren México-Toluca.

A modo de alerta, indicó que, según el trazo previo del Tren Maya, que aún no está definido de manera concreta, cruzará mil 525 kilómetros de vía, en zonas donde faltan vías en más de 900 kilómetros.

El estimado de que estará listo en cuatro años muy probablemente no se cumpla, dijo, si se toma en cuenta la experiencia del Tren México-Toluca.

Es muy posible, agregó, que el costo estimado de entre 125 mil y 150 mil millones de pesos, también sea rebasado.

En su oportunidad, César Edgardo Rodríguez, Director de Análisis e Indicadores Ambientales de la Secretaría del Medio Ambiente (SEMARNAT), indicó que es preciso una planeación adecuada del proyecto, para verificar que tenga el menor impacto posible en los ecosistemas por los cuales cruzará.

A su vez, la experta en biología, María del Carmen Carmona indicó que el Tren Maya no será un proyecto sencillo, y menos desde el punto de vista ambiental. Si no se construye conforme a la norma, puntualizó, será susceptible de ser impugnado legalmente por las comunidades y ciudadanos que viven en el lugar.

En el encuentro, la diputada del Partido Acción Nacional (PAN), Silvia Garza Galván y el representante de la Academia Mexicana de Impacto Ambiental, A.C., Raúl Enrique Arriaga, recordaron que en una visita a San Lázaro, en días pasados, la titular de SEMARNAT, Josefa González Blanco, dijo que el Tren Maya no tocaría ni rozaría ni pasaría por áreas naturales protegidas, y también aseveró que el trazo era “imaginario”.