octubre 24, 2021
Radio
Webcam
Buscar
Nacionales

Advierten especialistas que la posesión y el tráfico de monos araña es un delito en México

El tráfico de especies silvestres va en ascenso, por las condiciones de extrema pobreza de los campesinos.

Alberto Zamora
Advierten especialistas que la posesión y el tráfico de monos araña es un delito en México
Advierten especialistas que la posesión y el tráfico de monos araña es un delito en México / Fotos: Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México
Escucha la nota:

La Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México advirtió que las personas que poseen un mono araña o cualquier otra especie considerada como amenazada o en peligro de extinción, podrían ser sancionadas con penas de uno a nueve años de prisión y con el equivalente de trescientos a tres mil días multa.

Tras la publicación de una imagen del cantante Christian Nodal en sus redes sociales con un mono araña, el presidente de dicha Asociación, Ernesto Zazueta, destacó que detrás de cada mono araña o saraguato capturado, existe una historia de sufrimiento animal, humano y de destrucción de nuestros ecosistemas.

Información relacionada: ¡Abuelita superheroína! Salvó a su perro de ser devorado por un cocodrilo

Añadió que dichas especies están protegidas por la norma oficial NOM-059-SEMARNAT-2010 y por el Acuerdo de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres por lo que se está cometiendo un delito.

“Se ha puesto muy de moda entre los tiktokers, los influencers, etcétera, quiero decirles que no está bien, esos animales, los primates mexicanos no se pueden comercializar, no se pueden tener, no se pueden cazar, no se pueden atrapar y hoy en día es una moda, les quiero decir que está pasando en los estados de Chiapas, Campeche y Yucatán lo mismo que pasaba con los gorilas en África”, destaco el especialista.

El presidente de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México insistió en que el tráfico de especies silvestres va en ascenso, por las condiciones de extrema pobreza de los campesinos, por la impunidad y negligencia de las autoridades y porque los legisladores están más preocupados por humanizar a la fauna en vez de protegerla.