¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Acusa Alianza por la Salud negativa de Televisa, Tv Azteca y Milenio TV a transmitir anuncio

El spot “expone los riesgos del refresco y los beneficios que puede traer para la población un impuesto a estas bebidas y el destino de los recaudado a la introducción de bebederos de agua en todas las escuelas y espacios públicos”.

Rocío Méndez Lunes 30 De Septiembre, 2013 · 20:56 pm
Acusa Alianza por la Salud negativa de Televisa, Tv Azteca y Milenio TV a transmitir anuncio
Foto captura YouTube

Colectivos como Sin Maíz no hay País, la Red Nacional por los Derechos  de la Infancia, Greenpeace o El Barzón, entre 23 grupos de expertos, defensores humanitarios, ambientalistas y activistas sociales, denunciaron bajo el colectivo “Alianza por la Salud”, que por más de un mes, el llamado duopolio televisivo y un canal restringido de noticias, “se han negado a pautar un anuncio que expone los riesgos del refresco y los beneficios que puede traer para la población un impuesto a estas bebidas y el destino de los recaudado a la introducción de bebederos de agua en todas las escuelas y espacios públicos, mientras, trasmiten una publicidad intensa de refrescos y bebidas azucaradas que dañan la salud y los buenos hábitos de alimentación.

“El anuncio ‘Impuesto a los refrescos para bebederos en las escuelas’, fue producido con el fin de informar sobre los daños que produce el alto consumo de refrescos en la salud de los mexicanos y de apoyar la iniciativa de un impuesto a estas bebidas para que se dirijan los recursos recaudados a la introducción de bebederos de agua en las escuelas y espacios públicos. La propuesta de un impuesto a los refrescos ha sido recomendada para enfrentar la epidemia de obesidad y diabetes al gobierno mexicano por la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud, por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, por el Relator por el Derecho a la Alimentación de Naciones Unidas y por el Instituto Nacional de Salud Pública, entre otras instancias”, señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor y miembro de la Alianza por la Salud Alimentaria.

El impuesto al refresco como una política recomendable y recomendada por organismos internacionales y nacionales y su relación con el derecho a la salud “no está en duda”, insiste en su posicionamiento la Alianza por la Salud, tras señalar que “la difusión de esta información forma parte del derecho a la salud de las personas”. “La obstrucción a la información presente en el anuncio ‘Impuesto a los refrescos para bebederos en las escuelas’ no sólo viola el derecho a la información de las personas sino también su derecho a la salud y a la libre expresión”, apunta.

El abogado Javier Zúñiga explicó que “actos unilaterales como lo ocurrido entre las televisoras y el anuncio ‘Impuesto a los refrescos para bebederos en las escuelas’… propician información asimétrica. La mayor parte de la población influida por el duopolio televisivo que tiene una penetración mayor al 90% de los hogares sólo recibe información proveniente de la agresiva campaña de la industria refresquera contra esta política pública y contra la evidencia científica, sin tener acceso a la información proveniente desde el interés público. Las televisoras actúan sólo en beneficio de las refresqueras y en contra del interés público”.

Asimismo, la negativa viola los derechos de los consumidores pues los ciudadanos  “tienen el derecho de conocer los riesgos y daños que implica el consumo de refresco y la epidemia que actualmente vive nuestro país”. Además, añade el abogado Zuñiga, “este vacío informativo también podría considerarse como un atentado al derecho a la salud… La información es una de las herramientas más importantes para hacer frente a cualquier epidemia, sobre todo, si es prevenible”. “Por último, aclara, “consideramos que el derecho a la información está íntimamente ligado con el derecho a la libertad de expresión.

“En una democracia, como a la que aspiramos, para opinar hay que estar informados y para estar informados hay que permitir el flujo de la información”, señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor y miembro de la Alianza por la Salud Alimentaria.

La “Alianza por la Salud”, informó que el pasado 21 de agosto solicitó a Televisa  la transmisión del anuncio “Impuesto a los refrescos para bebederos en las escuelas” a través de una solicitud de inversión; después de 40 días la televisora no ha atendido la solicitud.

En la misma fecha y con la misma solicitud se contactó a TV Azteca y no es sino hasta que el presidente Enrique Peña Nieto anunció su propuesta de impuesto al refresco el 8 de septiembre pasado que la Alianza por la Salud recibe respuesta y el 17 de septiembre se reunió con la dirección comercial para acordar la tarifa. Sin embargo, el 25 de septiembre la televisora les informa que “no hay disponibilidad en ningún horario”.

El 2 de septiembre se solicitó la difusión del anuncio a Milenio TV por medio de una propuesta de inversión. El 3 de septiembre el canal solicitó los datos de contratación, envió tarifas y una propuesta de inversión; sin embargo, a las 20:39 horas de ese mismo día la televisora informó a la Alianza por la Salud “que no había disponibilidad en los horarios solicitados. Se pidió reprogramación en otros horarios y no hubo respuesta –desde entonces- No se volvió a tomar la llamada” de los grupos.

Las 23 agrupaciones que integran la Alianza por la Salud informaron que en 2012 la empresa Vendor-CBS negó espacios en espectaculares para la campaña “Fue la obesidad, después la diabetes”; según los inconformes les fue argumentado “que no quería afectar los intereses de la industria refresquera”, después de que los espacios ya habían sido seleccionados y habían entregado presupuesto. “Ya se sigue un proceso legal” en este caso, precisaron al destacar que también la empresa IMO negó espacios en parabuses para la campaña “12 cucharadas de azúcar” en mayo pasado, después de la selección de espacios, la entrega de presupuesto y la impresión de los anuncios, concluye el comunicado de la Alianza por la Salud.