enero 24, 2022
Radio
Webcam
Buscar
Mitos Covid-19

VERDADERO: El dióxido de cloro puede usarse como desinfectante contra el Covid

Ante la aparición del coronavirus, se difundió la idea de que el consumo de dióxido de cloro podría ser un método de prevención y cura.

AFP
VERDADERO: El dióxido de cloro puede usarse como desinfectante contra el Covid
Las entradas afirman que esta sustancia “no tiene efectos adversos” tomado como remedio para el coronavirus / Pixabay
Escucha la nota:

Una noticia emitida por la televisión regional madrileña el 31 de julio pasado circula en redes sociales, donde miles de usuarios la compartieron con mensajes que critican que el dióxido de cloro “antes era malo y ahora es bueno”. Las entradas afirman que esta sustancia “no tiene efectos adversos” tomado como remedio para el coronavirus. Sin embargo, el científico español tras el proyecto presentado en la noticia alerta de que el dióxido de cloro debe ser usado como desinfectante-viricida externo, “nunca ingerido” como sugieren las entradas virales.

“El gobierno dijo que el dióxido de cloro era nocivo para la salud”, dice una publicación en Facebook del 6 de agosto, que explica que el vídeo de la noticia muestra un “arco nebulizador que esparce dióxido de cloro, y te dicen claramente que es inocuo. ¿Antes era malo y ahora es bueno?”, se pregunta el usuario, que afirma: “Ya somos millones y millones de personas (…) las que tomamos dióxido de cloro. No tiene efectos adversos”.

Otra entrada se pregunta igual: “¿Antes era malo y ahora es bueno?”. “No decían que el dióxido de cloro era peligroso? Ahora resulta que es la solución!!!”, señala una usuaria.

Información relacionada: VERDADERO: El ojo resiste la infección por Covid-19

La noticia enlazada por estas publicaciones fue emitida por el canal regional Telemadrid el 31 de julio de 2020. Informaba de la presentación de un “arco nebulizador que ‘destruye’ el coronavirus”, que podría ser utilizado como control de acceso a ciertos lugares públicos y que fue diseñado por científicos e ingenieros españoles.

La pieza informaba de la presentación, ese mismo día en Madrid, del prototipo de un arco nebulizador que toma la temperatura y rocía con un compuesto de dióxido de cloro al usuario. El periodista comenta que la máquina le echa “dióxido de cloro”. “Es absolutamente inocuo: ni se me va a caer el pelo ni voy a tener una dermatitis”, bromeaba el reportero.

De acuerdo con la Agencia para Sustancias Tóxicas y Registros de Enfermedades de Estados Unidos (ATSDR), el dióxido de cloro es un gas peligroso de tono amarillo o amarillo-rojizo que se descompone rápidamente en el aire. “Debido a que es un gas peligroso, el dióxido de cloro siempre se manufactura en el lugar donde habrá de usarse”, agrega.

Ante la aparición del nuevo coronavirus, se difundió la idea de que el consumo de dióxido de cloro podría ser un método de prevención y cura. Pero autoridades y expertos desaconsejan ingerirlo con este fin y advierten de sus consecuencias, como verificó AFP Factual aquí y aquí.

A diferencia de lo que señalan las publicaciones que comparten la pieza informativa, ese arco desinfectante no es una prueba de que la postura sobre el uso del dióxido de cloro haya cambiado recientemente. El director científico del proyecto, José Antonio López Guerrero, explica en el vídeo que el compuesto de dióxido de cloro utilizado en la máquina está “acreditado por ENAC [Entidad Nacional de Acreditación, NDLR] como viricida”. De hecho, el Ministerio de Sanidad publicó en septiembre una advertencia a través de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) sobre los riesgos “graves” que puede tener para la salud el consumo de dióxido de cloro.

El dióxido de cloro: sí para uso externo, nunca ingerido

López Guerrero indicó por correo electrónico el 28 de octubre a AFP Factual que la máquina utiliza el producto “como desinfectante-viricida”. “El dióxido de cloro de alta pureza y estable se utiliza como VIRICIDA, externo, NUNCA INGERIDO”, exclamó.

“Los amantes del MMS, sin el menor rigor científico, ponen en peligro sus vidas al ingerir este producto”, recordó el científico, que subrayó: “El consumo de dióxido de cloro es una locura”.

López Guerrero se refiere con las siglas MMS al clorito de sodio más ácido cítrico, sobre cuyo consumo alertan igualmente los científicos y cuya eficacia frente al nuevo coronavirus también verificó AFP Factual. Los términos “dióxido de cloro” y “MMS” (clorito de sodio, llamado también Solución Mineral Milagrosa), así como “CDS” (dióxido de cloro o CIO2), se usan a menudo como sinónimos.

Raúl Falcón Gracia, director técnico de Intiai Eco, empresa diseñadora del prototipo, dentro de “sistemas de acceso esterilizados” y equipos como el llamado “arco nebulizador” en la noticia viral, explicó a AFP Factual en un correo electrónico el 28 de octubre que las cabinas como la del vídeo utilizan una concentración diluida de 100 partes por millón (ppm) de un biocida basado en la tecnología CLODOS Technology y ya registrado en el Ministerio de Sanidad español.

Aunque ese biocida “está compuesto por la molécula CIO2 [dióxido de cloro, NDLR]”, esto “no es y nunca será MMS y no se le parece en absolutamente nada. Su uso además es como biocida ambiental y nunca como producto médico”, subrayó.

Además, aunque el concentrado Biocid TP2 como tal es “irritante y decolorante a concentraciones de 7500 ppm, hemos demostrado y certificado su efecto viricida frente al coronavirus a una concentración diluida de 100 ppm y es ésta la que usaremos en las cabinas” presentadas el 31 de julio, todavía como prototipo, explicó el ingeniero español. “Esta concentración es inocua en piel, mucosas y ojos, y estamos a la espera de recibir certificación de laboratorio acreditado al respecto, antes de nuestro lanzamiento comercial”, apuntó.