¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Viernes de protestas islámicas sin grandes incidentes, salvo en Pakistán

Los choques con la policía dejaron cuatro muertos en Peshawar (noroeste) -tres manifestantes y el chófer de una cadena de televisión paquistaní- y diez (entre ellos un policía) en Karachi (sur), así como dos centenares de heridos.

 

AFP Viernes 21 De Septiembre, 2012 · 13:27 pm
Viernes de protestas islámicas sin grandes incidentes, salvo en Pakistán
Viernes de protestas islámicas sin grandes incidentes, salvo en Pakistán

Catorce personas murieron el viernes en enfrentamientos en Pakistán, en una jornada de protestas contra un vídeo antiislámico producido en Estados Unidos y la publicación de caricaturas de Mahoma en Francia, que en otros países musulmanes transcurrió sin incidentes mayores.

Los choques con la policía dejaron cuatro muertos en Peshawar (noroeste) -tres manifestantes y el chófer de una cadena de televisión paquistaní- y diez (entre ellos un policía) en Karachi (sur), así como dos centenares de heridos.

Los participantes en las protestas en ambas ciudades incendiaron varios cines, algunos de ellos considerados por los fundamentalistas musulmanes como propagadores de películas obscenas.

También se vivieron manifestaciones en Bangladesh, donde unas 10.000 personas salieron a la calle y quemaron una imagen del presidente estadounidense Barack Obama y una bandera francesa.

Y varios miles desfilaron en la ciudad chiita iraquí de Basora (sur), con retratos del ayatolá Jomeini, fundador de la República Islámica de Irán, al grito de “¡No a Estados Unidos! ¡No a Israel! ¡Sí al mensajero! Por ti nos sacrificamos, mensajero de Dios”, en referencia al profeta Mahoma.

En Kabul, la capital de Afganistán, hubo manifestaciones sin incidentes que congregaron de 200 a 300 personas.

Desde el inicio de la agitación que desde hace diez días recorre el mundo musulmán, desde el norte de África hasta Indonesia, más de 45 personas perdieron la vida, doce de ellas el martes en un atentado en Afganistán.

Entre los muertos figura asimismo el embajador estadounidense en Libia, Christopher Stevens, abatido la semana pasada junto a otros tres funcionarios norteamericanos en Bengasi (este).

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, advirtió el viernes que todos los gobiernos tienen el “deber” de proteger sus representaciones diplomáticas en todo el mundo.

Las manifestaciones de cólera se focalizaron inicialmente en un vídeo panfletario, “La inocencia de los musulmanes”, que ridiculiza a Mahoma, pero se vio azuzada esta semana por la publicación de caricaturas del profeta en la revista satírica francesa Charlie Hebdo.

Francia cerró el viernes sus embajadas, consulados, centros culturales y escuelas en unos veinte países.

Los gobiernos de los países musulmanes se hallan ante el dilema de autorizar las protestas evitando los desmanes de grupos extremistas.

En Pakistán, las autoridades decretaron una “Jornada de amor al profeta” para permitir a la población que se manifestara, y criticaron el polémico video.

Pero también ordenaron cortar los servicios de telefonía móvil durante el día, para dificultar la coordinación de eventuales atentados talibanes o de fundamentalistas vinculados a la red Al Qaida.

En Túnez, el gobierno islamista surgido de la Primavera Árabe, prohibió cualquier manifestación alegando estar al tanto de los preparativos de actos “de violencia”.

Los salafistas que defienden la guerra santa son un “peligro”, dijo a la AFP Rached Ghanuchi, principal dirigente de Ennahda, el partido en el poder.

YouTube restringió en los últimos días el acceso al video de “La Inocencia de los musulmanes” a numerosos países donde está considerado ilegal, entre ellos Libia y Egipto, donde se iniciaron las protestas.

Otros países, como Pakistán y Sudán, bloquearon por iniciativa propia Youtube para evitar la difusión.

El video fue atribuido a integristas cristianos de Estados Unidos, aunque el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, afirmó que se trata de una “conspiración israelí” que pretende “dividir (a los musulmanes) y provocar un conflicto sectario”.