¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Lo más buscado:
Link Copiado
A A

Las FARC piden al Estado colombiano reconocer su responsabilidad

El comandante rebelde Pastor Alape señaló que la responsabilidad del Estado en la perpetración de graves crímenes internacionales, por acción u omisión, es una realidad insoslayable.

Notimex Martes 28 De Abril, 2015 · 18:00 pm
Las FARC piden al Estado colombiano reconocer su responsabilidad
Pastor Alape, comandante de las FARC

La guerrilla de las FARC abogó hoy aquí por el reconocimiento de la responsabilidad del Estado ante violaciones de los derechos humanos y el ofrecimiento de garantías de no repetición como paso necesario para alcanzar la paz.

El comandante rebelde Pastor Alape señaló que la responsabilidad del Estado en la perpetración de graves crímenes internacionales, por acción u omisión, es una realidad insoslayable.

Colombia, apuntó Alape, es un Estado infractor que, a pesar de estar sentado en la Mesa de Diálogo con la meta de poner fin a un conflicto social, político y armado de larga data, incumple con la obligación de respetar sus compromisos y sus propias leyes.

Al iniciar el ciclo 36 de los diálogos de paz con el gobierno de Colombia, el líder insurgente denunció el aumento significativo en el primer trimestre del año de amenazas y agresiones contra activistas humanitarios en Colombia a manos del Ejército y los paramilitares.

Consideró que esa situación tiende a agravarse y recordó que la totalidad de los responsables de los anteriores crímenes (del Estado) permanecen en la impunidad, de acuerdo con la agencia de noticias Prensa Latina.

Sin embargo, Alape aseguró que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) están empeñadas en firmar un acuerdo de paz estable y duradero para poner fin al conflicto armado que se vive en el país sudamericano desde hace más de 50 años.

Aseveró que eso será posible si el gobierno, como máximo responsable de garantizar los derechos de los ciudadanos, abre paso a la erradicación definitiva del Estado infractor, y da garantías plenas de no repetición.