Link Copiado
Internacionales

Gobierno británico tendrá que presentar plan B del “brexit”

EFE Hace 1 semana
Gobierno británico tendrá que presentar plan B del “brexit”
Manifestantes pro y anti-Brexit en Londres / Reuters

El Parlamento británico acordó obligar a Theresa May a presentar planes alternativos sobre el brexit en los siguientes tres días hábiles posteriores a la votación del 15 de enero.

El Parlamento británico aprobó este miércoles una enmienda que obliga al Gobierno a presentar un “plan B” del “brexit” en tres días, si el acuerdo de salida del Reino Unido de la Unión Europea es rechazado el próximo martes 15 de enero.

La Cámara de los Comunes votó, por 308 votos a favor y 297 en contra, la enmienda presentada por el diputado conservador Dominic Grieve, que recorta en 18 días el tiempo de reacción del Ejecutivo de la primera ministra, Theresa May, si su pacto no pasa el trámite parlamentario la próxima semana.

La aceptación de la iniciativa por parte del presidente de la cámara, John Bercow, causó gran enfado entre los diputados conservadores, que alegaron que no se conocen precedentes sobre enmiendas a la agenda parlamentaria propuesta por el Gobierno.

En virtud de la ley británica de salida de la UE, y en el caso de perder la votación del martes, May contaba con 21 días para hacer una declaración sobre sus futuras intenciones y someterla a la aprobación de la cámara en los siguientes 7 días hábiles.

Sin embargo, por un margen de 11 votos, los parlamentarios acordaron acelerar ese proceso y obligar a la “premier” a presentar esos planes alternativos en los siguientes tres días hábiles posteriores a la votación, es decir, antes del próximo lunes 21 de enero.

La votación de la enmienda se produjo escasos momentos antes de que el ministro del “brexit”, Steve Barclay, iniciara los cinco días de debate sobre el acuerdo de salida de la UE pactado por May con Bruselas.

Durante las próximas jornadas los diputados deliberarán sobre el texto acordado el pasado 25 de noviembre entre Londres y Bruselas y que ha causado gran controversia en el Reino Unido.

Tanto es así, que la primera ministra decidió cancelar su votación, prevista para el pasado 11 de diciembre en la Cámara de los Comunes, ante la perspectiva de una humillante derrota.

Finalmente, la decisión final se adoptará el próximo martes, más de un mes después de esa fecha inicial, un tiempo en el que el Gobierno ha tratado de conseguir garantías adicionales al tratado que convenzan a los diputados para apoyarlo.