¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Etiopía necesita ayuda para enfrentar sequía provocada por ‘El Niño’: FAO

Como resultado, los niveles de inseguridad alimentaria y malnutrición son alarmantes, con cerca de 10.2 millones de personas afectadas.

EFE Lunes 7 De Marzo, 2016 · 07:50 am
Etiopía necesita ayuda para enfrentar sequía provocada por ‘El Niño’: FAO
Foto: Archivo

Roma. La población afectada por la sequía de Etiopía necesita ayuda agrícola que llegue a tiempo para la próxima temporada de lluvias y poder hacer frente a uno de los eventos de El Niño más intensos y devastadores registrados hasta la fecha, advirtió este lunes la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). 

En un comunicado, señaló que las necesidades humanitarias en Etiopía se triplicaron desde comienzos de 2015, a causa de una sequía que ha llevado a la pérdida sucesiva de cosechas y una mortandad generalizada del ganado. 

Como resultado, los niveles de inseguridad alimentaria y malnutrición son alarmantes, con cerca de 10.2 millones de personas afectadas. 

Según la FAO, una cuarta parte de todos los distritos de Etiopía están clasificados oficialmente como enfrentados a una crisis de seguridad alimentaria y nutrición. Afirmó que los agricultores necesitan asistencia inmediata. 

Lo anterior, señaló el organismo, con el fin de ayudarlos a producir alimentos desde ahora y hasta septiembre para millones de personas que se enfrentan al hambre. 

“La FAO necesita con urgencia 13 millones de dólares antes de finales de marzo para apoyar a más de 600 mil de las personas más afectadas”, advirtió el representante de la FAO en Etiopía, Amadou Allahoury Diallo. 

Estimaciones recientes de la Oficina de Agricultura indican que unos 7.5 millones de agricultores y pastores necesitan ayuda agrícola inmediata para producir cultivos básicos como maíz, sorgo, trigo, entre otros y piensos para el ganado para mantener a sus animales sanos y reanudar la producción.

Según la FAO, las familias campesinas o bien han agotado sus reservas de semillas tras sucesivas siembras fallidas, o las han consumido como alimento.