¿Deseas recibir notificaciones?
Radio
Webcam
Buscar
Obscuro
Link Copiado
A A

Encausará justicia de EU a obispo católico y su diócesis

La fiscal explicó que Finn, quien se declaró “no culpable” de los cargos en su contra, encontró cientos de imágenes sexuales de menores en la computadora del cura Shawn Ratigan, por lo que debió alertar de inmediato a la policía, de acuerdo con la ley de Missouri.

Notimex Viernes 14 De Octubre, 2011 · 16:28 pm
Encausará justicia de EU a obispo católico y su diócesis
Encausará justicia de EU a obispo católico y su diócesis

Por primera vez en la historia de Estados Unidos, un obispo católico y su diócesis serán procesados en un caso de presunto abuso sexual infantil, informaron hoy fuentes judiciales.

Estados Unidos presentó cargos criminales contra el obispo Robert Finn por no reportar a las autoridades del estado de Missouri el hallazgo de imágenes de pornografía infantil en la computadora de otro sacerdote.

“El acusado debía reportar y tenía causas razonables para sospechar que se había cometido abuso infantil”, señaló la fiscal Jean Peters Baker del condado de Jackson, en Missouri, al presentar la acusación.

La fiscal explicó que Finn, quien se declaró “no culpable” de los cargos en su contra, encontró cientos de imágenes sexuales de menores en la computadora del cura Shawn Ratigan, por lo que debió alertar de inmediato a la policía, de acuerdo con la ley de Missouri.

“El obispo Finn niega cualquier acto criminal y ha cooperado a todos los niveles con la ley, el gran jurado y la oficina de la fiscalía”, destacó en comunicado Gerald Handley, abogado del prelado.

En un comunicado publicado por la diócesis de Kansas City, Finn anunció una serie de acciones que tomó desde junio pasado, luego del arresto del padre Ratigan, quien supuestamente tiene más de 40 acusaciones de abuso sexual en su contra.

El obispo destacó su cooperación con el Grupo de Trabajo de Explotación Infantil del Departamento de Justicia.

Asimismo, expuso que aumentó el personal administrativo e impulsó el entrenamiento de los empleados de su diócesis para reportar cualquier “comportamiento inapropiado” por parte del clérigo, el personal o los voluntarios de la diócesis.